La polémica sobre el aborto posparto

  • compartidos

¿Qué es esto? Dos investigadores, Alberto Giubilini y Francesca Minerva, de las facultades de Filosofía de Milán (Italia) y Melbourne (Australia), han publicado un artículo titulado El aborto después del nacimiento: ¿por qué el bebé debería vivir?, en la revista Journal of Medical Ethics donde defienden que matar a un recién nacido no difiere en nada, desde el punto de vista moral, a practicar un aborto. Su tesis no ha dejado a nadie indiferente.

El aborto posparto a debate

La polémica sobre el aborto posparto

Los investigadores sostienen que un feto y un recién nacido son dos seres "moralmente equivalentes", puesto que ambos tienen el potencial de convertirse en personas. Los autores dicen que "el aborto posparto (expresión que utilizan) debería ser permisible en todos los casos en los que lo es el aborto. Incluso aunque el niño no presente ninguna discapacidad". ¿Por qué? Los investigadores argumentan que “el estatus moral de un recién nacido es equivalente al de un feto en el sentido de que ambos carecen de aquellas propiedades que justifican la atribución del derecho a la vida a un individuo”. Desde su punto de vista, los recién nacidos más que ser “personas reales”, son “personas en potencia”, pero no son una ‘persona’ en el sentido de ‘sujeto con derecho moral a la vida’”.

En este sentido, los autores consideran ‘persona’ a un individuo que es capaz de atribuir a su propia existencia algún valor básico como que el hecho de ser privado de esa existencia constituye una pérdida para él”. De esta manera, argumentan que " no es posible dañar a un recién nacido al impedirle el desarrollo de la potencialidad de convertirse en una persona en un sentido moralmente relevante".

El tema está siendo objeto de un largo, intenso y extenso debate. Los investigadores van más allá y sostienen que matar a un recién nacido después del parto no es una alternativa al aborto, ya que afirman que realizarlo en las primeras etapas del embarazo es la mejor opción. Sin embargo, añaden, que "si después del nacimiento se detectase alguna enfermedad no identificada durante la gestación; si algo va mal durante el parto o si alguna circunstancia económica, social o psicológica cambiase y supusiese una carga inaguantable", las personas deberían tener la opción de no verse forzadas a hacerse cargo del niño. También argumentan que los padres deberían poder matar a su bebé si es discapacitado sin que ellos lo supieran antes del nacimiento. "Educar a estos niños puede ser una carga insoportable para la familia y la sociedad en su conjunto, cuando el Estado no ofrece ayudas para su cuidado".

Entonces ¿hasta qué edad llegarían estos abortos postnatales? Existe una laguna temporal respecto a cuándo se establecería el momento en que un ser humano adquiere derechos. En España, por ejemplo, deben haber transcurrido 24 horas de vida para que un recién nacido pueda ser inscrito en el registro civil y para que puedan adquirirse derechos patrimoniales. Por tanto, cuando una madre pierde a su recién nacido durante el parto, nace muerto o muere a las pocas horas de nacer, el sistema legal deshumaniza a estos bebés fallecidos durante las primeras 24 horas después del parto.

Los planteamientos que se abren son enormes. ¿Quién pone el límite y determina qué o quién es persona? ¿Un ser humano con daño cerebral, dejaría de ser persona? ¿A partir de cuándo se convertiría en persona un niño, por ejemplo? Los comentarios sobre este artículo están que echan humo en la redes sociales. ¿Qué te parece este debate?

Ejercicios para embarazadas. Relajación y estiramientos paso a paso

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud