Las patadas de mi bebé en mi vientre

  • compartidos

Es curioso el interés que despierta los movimientos del bebé dentro del útero tanto en la propia embarazada como en las personas que la rodean. ¿Acaso no os ha pasado que gente muy diferente, ya sean amigos, compañeros de trabajo, hijos o familiares os piden que les aviséis cuando se mueva el bebé dentro del vientre para poder sentirlo? Y todos desencajan la mandíbula cuando por fin notan esos pequeños movimientos del bebé.

Los movimientos del bebé en el útero materno

Las patadas del bebé en el útero materno

Y es que nos sigue pareciendo todo un acontecimiento el desarrollo del bebé dentro del útero materno. Es increíble cómo crece, cómo evoluciona, cómo van creandose poco a poco sus órganos, sus manitas o sus piececitos. Es muy interesante estar al día de su crecimiento y saber que un buen día ya puede oirte, que en el segundo trimestre ya puede percibir la luz a través de la barriga si le da directamente o que es sensible a las comidas que la embarazada come y a los movimientos que hace.

Todas aquellas mamás que hayan estado embarazadas saben lo emocionante que es sentir por primera vez las pataditas del bebé: inicialmente como un ligero cosquilleo u hormigueo y cómo cada vez se vuelven más consistentes para saber casi con certeza al final si te está clavando una rodilla, está dando una patada o incluso tiene hipo.

Supongo que es común a las embarazadas, pero en mi caso, suelo notar más esas patadas cuando estoy tranquila, en reposo. Es en esos momentos, cuando el bebé parece estar más activo, incluso si miro mi barriga, se ve cómo se va abultando y se mueve al compás del bebé. A veces sus pataditas son ligeras y provocan ciertas cosquillas, aunque, en ocasiones tienes que reprimir un 'aich' porque ese pequeño piececillo parece estar jugando al fútbol dentro de tu tripa.

Pero, toda esa vorágine del bebé en el útero suele ser algo que las embarazadas vivimos para nosotras y es que, si contáramos cada sensación que tenemos, cada movimiento, cada salto o cada patada, seríamos excesivamente pesadas.  

Según mi experiencia, durante el segundo trimestre, sobre todo al final del mismo, es cuando más se notan todos sus movimientos. El bebé tiene suficiente espacio para rotar sobre sí mismo, jugar, ejercitarse... Sin embargo, ya hacia el final, los movimientos son fuertes y decididos pero ya no tiene espacio para girar o moverse de igual manera.

En cualquier caso, al fin y al cabo, por mucho que otra persona te ponga la mano en la tripa y note las pataditas del bebé, es una vivencia muy personal y particular y por mucho que intentes contar lo que sientes y cómo lo sientes, sólo hay una manera de poder vivirla: estar embarazada.

Barrigas de embarazadas pintadas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud