El embarazo necesita la energía equivalente a correr una maratón

  • compartidos

Cada vez hay más razones por las que una mujer debe prepararse física y mentalmente para tener un hijo. Y es que, aunque no se trata de hacer comparaciones, mientras una mujer necesita para engendrar un hijo la energía equivalente a correr una maratón, el hombre sólo emplea la energía requerida para calentar una taza de agua.

Sí, lo que estás leyendo. Una afirmación de la que habla el científico Eduardo Punset, en su libro El viaje al amor, que corrobora lo que ya sabíamos: que hombres y mujeres no aportamos lo mismo en el terreno biológico a la hora de ser padres. Así, mientras que las mujeres podemos dar a luz uno o dos hijos al año, si el embarazo es múltiple, los hombres pueden engendrar miles de hijos al año, si son activos sexualmente con varias mujeres, ya que producen 3.000 espermatozoides por segundo.

El bebé humano nace un año antes de tiempo

Embarazada senatada

Sin embargo, parece que la fidelidad necesaria para ser padre ha quedado marcada en los genes y la selección natural de la especie humana ha sabido valorar los genes de los varones celosos, que invertían en sus hijos y mantenían la fidelidad en las relaciones de pareja por miedo a tener que alimentar a los hijos de los demás.

Los criterios para la elección de pareja en la búsqueda del futuro padre o madre de nuestros hijos tampoco es la misma. Mientras que una mujer necesita una inhibición casi total de su cerebro emocional para tener un orgasmo, es decir, tiene que desconectarse de ciertas emociones como el miedo o la ansiedad para alcanzar el climax, el varón precisa fundamentalmente de excitación por encima de las demás circunstancias reinantes para lograr las sensaciones de placer físico propias del acto sexual. Al parecer, estas necesidades de hombres y mujeres están ligadas, por un lado, a la competencia del varón con otros de su misma especie para merecer los favores de la mujer y, por otro, al especial cuidado que pone la mujer en la elección de su pareja.

A pesar de que todo esto se ha ido deduciendo con el devenir de los siglos, actualmente las personas que se consideran a sí mismas buenos compañeros estables, valoran gradualmente la fidelidad, el atractivo físico, el compromiso para formar una familia, la riqueza y el estatus social. 

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud