Cuándo se sale el ombligo de la embarazada

  • compartidos

Parece un pequeño botón en medio de una inmensa barriga. De echo, muchos niños se ven tentados a presionarlo. En algunas mujeres embarazadas, es realmente llamativo. Y alguna teme que no vuelva nunca a sus ser. Pero el ombligo, vuelve, claro que vuelve (no tanto la piel del abdomen, mucho más difícil de domar tras el parto).

Pero, ¿en qué momento el ombligo deja su hueco y sale disparado hacia afuera como un resorte? ¿Sucede antes o después de que aparezca esa línea oscura (la línea alba) a lo largo del vientre? 

Cuándo sale el ombligo de la embarazada hacia afuera

Embarazada con ombligo para afuera

El cuerpo de la embarazada cambia por semanas: se hincha (retiene líquidos), aumenta el volumen del pecho, la piel se estira poco a poco... Y llega un momento en que el volumen del útero es tal, que presiona ese pequeño recuerdo que aún nos queda de nuestro cordón umbilical. El ombligo ya no tiene espacio y sale hacia afuera como un pequeño botón. 

Esto sucede en el tercer trimestre de embarazo, a partir de la semana 28 aproximadamente (7 meses de gestación), mucho después de que apareciera esa línea oscura (no se aprecia en todas las mujeres embarazadas), llamada línea alba. Si te fijas en embarazadas a término, verás que muy pocas conservan su ombligo tal y como lo tenían antes del embarazo. La inmensa mayoría han visto cómo el ombligo salía hacia afuera, incluso cómo se mueve cada vez que lo golpea el bebé con la mano o el pie.

Por lo visto, el que se note más o menos también depende de la elasticidad de la piel y la flacidez de los músculos de la embarazada. Si la mujer embarazada tiene los músculos más flácidos, el ombligo saldrá hacia fuera con más facilidad.

La siguiente pregunta que se hace la embarazada es: ¿se quedará el ombligo así o volverá a su estado anterior? Menos mal que hay cosas que vuelven a sus ser tras el parto. Una de ellas, es el ombligo. En muy pocos casos se da un caso de hernia umbilical. Ésta se produce por un sobreagotamiento de los músculos abdominales. En ese caso aparece un bulto blando y mucho dolor y precisa cirugía.

Pero lo normal es, que en cuanto los músculos abdominales pierden la tensión que empujó al ombligo hacia afuera, éste volverá a su lugar (aunque hay mujeres que aseguran que cambia de aspecto). Sin embargo hay otros cambios que dejan huella en la mujer embarazada: estrías, varices, manchas en la piel y sí, esa terrible 'tripilla' que asoma como un pellejín a pesar de los ejercicios de pilates, aerobic y natación. 

Barrigas de embarazadas pintadas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud