Cómo educar a los niños a que sean puntuales

  • compartidos

¿Qué es la puntualidad? ¿Cómo se puede ser puntual? ¿Cómo inculcar el valor de la puntualidad en los niños? Muchas veces los padres nos sentimos impotentes a la hora de hacer con que nuestros hijos cumplan y sean puntuales en sus tareas. Al fin y al cabo, ¿a quién le gusta esperar a alguien que siempre llega tarde? La puntualidad es uno de los valores que cuanto antes los niños aprendan, mejor. Se ahorrarán discusiones, prisas, y todo lo que supone el despertar o llegar tarde.

Nuestra actitud cuenta mucho a la hora de inculcar la puntualidad en nuestros hijos. Si se queda a una hora para recoger a los niños en el colegio, para llevarlos al médico, o simplemente para ir al cine con un amigo, hay que cumplir y llegar a la hora acertada, como sea posible. Es un método infalible, puedes creerlo.

Cómo lograr que los niños sean puntuales

Enseñar a los niños a que sean puntuales

Por lo general, el primer compromiso que tienen los niños en sus primeros años de vida, es el de llegar a la hora al colegio. Muchas veces, el sueño y la pereza son obstáculos para que los niños lleguen al colegio antes de que suene la campana. Sin embargo, son los padres los únicos responsables por la puntualidad de los niños. Por esta razón, he reunido algunos consejos para que consigan que los niños sean puntuales y cumplan con sus tareas en el tiempo debido:

- El ejemplo de los padres. Si los padres siempre están llegando tarde para llevar o recoger a los hijos en el colegio, o a una cena con amigos, o al trabajo, ¿cómo pueden pretender que los niños sean puntuales?

- Es muy importante dialogar con los hijos sobre lo importante que es ser puntual. Por ejemplo, si llegamos a una consulta médica con retraso, vamos a tener que esperar mucho más ya que si no estamos a la hora indicada, la enfermera llamará al siguiente. Lo mismo pasa en el cine. Si no llegamos al principio de la película, estaremos molestando a la gente y perdiendo parte de su historia.

- Crear hábitos sanos con los niños. Por ejemplo, por la mañana, antes de ir al colegio, los niños deben levantarse a la hora que suene la alarma, luego lavarse, vestirse, desayunar e ir al colegio. Si mantenemos esta rutina, será más fácil para los niños que organicen y planifiquen mejor su tiempo.

- Hablar con los niños sobre las ventajas de la puntualidad. Una persona puntual despierta más el respeto, la consideración y credibilidad en los demás.

Educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud