Los niños frente a la televisión

  • compartidos

La televisión puede ser utilizada como un elemento educativo para los niños ya que emplea de forma simultánea diferentes formas de ofrecer información, estimula a la vez la vista y el oído, puede resultar en cierta forma participativa, si tenemos la oportunidad de hablar en familia de lo que estamos viendo, y por último, ofrece mensajes y conocimientos con rápidez. 

Existen algunos programas con un alto contenido educativo y que son muy útiles para los niños porque les permite ampliar conocimientos mientras entretienen como los concursos, los documentales y ciertos programas que ayudan a desarrollar habilidades o transmiten valores positivos. La clave está en seleccionar lo que deseamos que vean nuestros hijos sin poner la televisión, simplemente porque acabamos de entrar en casa.

La televisión, una moneda de dos caras para los niños

Niña ve la tele

Y es que la televisión no puede suplantar a la vida familiar. El recurso de encender la televisión no debe centrarse solamente en llenar un vacío y es una importante misión de los padres enseñar a nuestros hijos a usar correctamente este aparato: seleccionando los programas, hablándoles sobre el efecto de los recursos publicitarios, ofreciéndoles alternativas y detectando posibles efectos perjudiciales sobre nuestros hijos.

En 1996, la Asamblea General proclamó el 21 de noviembre Día Mundial de la Televisión, en conmemoración de la fecha en que se celebró el Primer Foro Mundial de la Televisión en las Naciones Unidas en 1996. Se invitó a los Estados a que observaran el Día Mundial de la Televisión promoviendo intercambios mundiales de programas de televisión centrados en cuestiones como la paz, la seguridad, el desarrollo económico y social y la promoción del intercambio cultural.

El efecto que puede tener este aparato sobre los niños o adolescentes depende del uso correcto que se haga de él, principalmente del contenido de los programas y del tiempo dedicado a ver la televisión. Los contenidos tienen efectos de influencia y persuasión a corto plazo en los niños, mientras que a largo plazo los efectos se dirigen sobre todo al área cognitiva. El niño aprende en gran parte por imitación de las personas que para él son más interesantes o atractivas. Esas personas pueden ser los propios padres u otros personajes que estén a su alcance. Por ello, esos modelos pueden tener consecuencias importantes sobre su conducta futura. 

Por otra parte, durante la época de la adolescencia se desarrolla la capacidad reflexiva de la persona, y la televisión no es el medio más adecuado para ello. No obstante, no de los factores que influye en el efecto perjudicial de la televisión sobre los niños es el excesivo tiempo que se le dedica. Algunas estadísticas describen hasta una media de tres a cuatro horas al día de exposición a la televisión en los niños, es decir, considerando que emplean unas ocho horas en el colegio, hemos de suponer una reñida competencia entre ambas fuentes de información. Además de que el uso abusivo de la televisión no fomenta la capacidad de pensar en los niños y adolescentes, aumenta el riesgo de que vean programas en una franja horaria propia de los adultos. En este sentido, habría que determinar en qué medida se respeta esa franja destinada al público infantil.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

 

Películas para niños que han ganado un Oscar

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud