Por qué no debemos utilizar el móvil para tranquilizar al niño

  • compartidos

¿Quién no lo ha hecho alguna vez? Es una imagen muy común en restaurantes, supermercados, consultas médicas... El padre o la madre, le da el smartphone al niño para que esté un rato tranquilo.

Antes de que el niño estalle en una rabieta, corra alrededor de la mesa o hable demasiado alto recurrimos a lo que parece ser nuestra salvación: el móvil. Sin embargo, recientes estudios alertan sobre utilizar nuestros dispositivos como niñeras digitales, ¿quieres saber por qué?

Riesgos utilizar el móvil para evitar rabietas infantiles

Peligros de utilizar el móvil como niñera

Cuando el niño está gritando en un restaurante, no quiere sentarse en la silla o está a punto de tener una rabieta, solemos recurrir a una herramienta eficaz, infalible, mágica... ¡el móvil! Supone un descanso y, sobre todo un alivio, pero, ¿estamos haciendo bien? Los expertos dicen que no.

Un equipo de investigadores del Hospital Infantil C.S. Mott, de la Universidad de Michigan realizaron un estudio sobre 150 familias y detectaron que cada vez es más frecuente que los padres recurran a las nuevas tecnologías como método rápido y eficaz para calmar y tranquilizar al niño. Pero además la investigación indicó que se utilizan aun más estos dispositivos como niñera o tranquilizante, en niños con comportamientos sociales más difíciles. ¿Qué peligros entraña según los expertos?

- El abuso de estos dispositivos con todo lo que ello conlleva. No deben ser juguete para los niños, y no es conveniente que pasen más de 30 minutos al día con ellos.

- Si utilizamos el móvil para calmarle, no estamos solucionando ningún problema, sólo lo ocultamos distrayendo al niño.

- Los niños no están aprendiendo a comportarse y a actuar adecuadamente en determinadas circunstancias.

- No aprenden a tolerar la frustración, es decir, no decubren por ellos mismos que las cosas no siempre salen como ellos quieren.

- No aprenden a controlar la ira y la rabia, no están desarrollando técnicas de autocontrol.

- Al darle el móvil sólo evitamos ese embarazoso momento de rabieta, por lo que el niño, sabrá qué hacer cuando quiera jugar con una tablet o un teléfono, tendrá tendencia a ser un niño tirano.

- En definitiva, no estamos poniendo ninguna medida pedagógica para que el niño se tranquilice, el problema seguirá allí cuando le quitemos el teléfono.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud