Cuidado con el hackeo de las cámaras de vigilancia de bebés

  • compartidos

La voz de alarma llegó con el caso de un pequeño de tres años que se quejaba de oír voces por las noches. Ocurrió en Brasil. Sus padres al principio pensaron que era el típico miedo infantil a la oscuridad. Eso, y un poco de imaginación de su hijo. Pero el niño insistía. Los padres investigaron y efectivamente, escucharon una voz masculina en el dormitorio del pequeño. 

La voz venía de la cámara de seguridad que habían instalado en el cuarto infantil. Un hacker se había metido en ella y la controlaba por control remoto. La imagen de su hijo podía estar en esos momentos dando la vuelta al mundo por Internet.

Las cámaras de videovigilancia de bebés pueden ser hackeadas

Cámara de vigilancia de bebé

No es un caso aislado. En Estados Unidos se cuentan miles y miles de denuncias por este mismo caso. Las cámaras IP, que funcionan mediante wifi y están conectadas a smartphones y tablets, pueden ser 'invadidas' por un hacker, mediante un procedimiento que se conoce como creepware. Pero, ¿cómo lo hacen?

El creepware es un programa de software bastante económico (no cuesta más de 30 euros). Sirve como 'elemento espía'. Permite al hacker introducirse en una webcam o en un aparato con IP, abierto a smartphones y tablets. No funciona con cámaras de vigilancia de circuito cerrado, sólo las que se manejan con IP. Desde su posición, y gracias a este programa, el hacker puede controlar otro aparato electrónico de forma remota, como la cámara de vigilancia de un bebé, capturar fotos e imágenes y hacerse con ellas. 

Es decir, sí, tu bebé puede ser observado y fotografiado por desconocidos. Y el desconocido en cuestión puede colgar las imágenes y vídeos de tu hijo en Internet. 

Muchos se preguntarán cómo se puede vender un elemento espía. ¿No debería ser ilegal? La respuesta es que este tipo de programas se venden de forma 'semilegal'. Aprovechan otro tipo de descripción para pasar por programas totalmente legales. Por ejemplo, algunos de ellos se venden como 'herramienta de administración remota'. Y nadie puede decirte nada por comprar un programa que te permita administrar todos los aparatos de tu hogar de forma remota, ¿no?

Cómo evitar que un hacker entre en la cámara de vigilancia del bebé

La gran pregunta es... ¿cómo puedo evitar esto? Muchas personas desde que conocen este peligro, tapan con pegatinas tanto webcam como las cámaras de vidiovigilancia. Pero entonces, ¿qué sentido tiene tenerlas? 

Se han creado accesorios que funcionan con imanes para tapar la cámara. Suponen un obstáculo mayor para el hacker, pero no es completamente eficaz. 

Tampoco puedes fiarte de la luz led que se enciende en cuanto la webcam se pone en funcionamiento. Esta luz también se puede desactivar por control remoto.

Los expertos recomiendan:

- Actualizar constantemente el software del aparato IP que utilizas.

- No pinchar enlaces de redes sociales, mensajes y correos electrónicos desde el móvil (si has conectado el smartphone con la cámara de vigilancia, desde ahí también pueden meterse en ella). 

- Cambiar las contraseñas importantes una vez al mes.

- No descargar programas de web sospechosas.

Al final, lo mejor que pueden hacer los padres es vigilar, mejor vigilancia la suya que la de una cámara. Vigilar que nadie esté vigilando por ellos. Y ante el cualquier ruido extraño que detecten, denunciarlo. 

Decálogo de los derechos de los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud