Los sorprendentes miedos de los niños

  • compartidos

Para los niños todo es nuevo y emocionante. Todos los días descubren algo desconocido que les sorprende o incluso les asusta. Este es el caso de una niña cuyo vídeo ya se ha hecho viral. Esta pequeña notó como su corazón golpeaba fuerte su pecho después de correr y comenzó a llorar desconsolada. La niña no entendía que ocurría en su cuerpo y sintió pánico.

Los miedos son muy comunes en la infancia, es muy común que se generen temores: a la oscuridad, a los bichos, a los ruidos fuertes, al agua, a los desconocidos... Son miedos universales, miedos que entendemos como normales y que se dan en muchos niños. Entendemos estos temores porque es posible que hayamos pasado una situación similar, e intentamos ayudar a nuestros hijos a superar sus fobias.

Miedos curiosos de los niños

Miedos raros de los niños

Sin embargo, hay otros miedos que se escapan de lo normal, que son realmente curiosos y sorprendentes. Son miedos nada comunes y que incluso provocan que sonriamos, aunque los niños los vivan con toda la intensidad del mundo. E aquí algunos de los miedos o repulsiones más raros que he escuchado:

- Miedo al hormigueo que se siente cuando se duerme una extremidad. La hija de una amiga sintió pánico tras levantarse del suelo y sentir que la pierna no le respondía. Se la había dormido y comenzó a notar un cosquilleo. La pequeña terminó llorando ante la sensación de lo desconocido.

- Miedo al cumpleaños: ya conozco un par de casos de niños que sienten pavor cuando los niños se arremolinan en torno a ellos y comienzan a entonar la popular canción. Uno de ellos prefiere no celebrarlo para evitar el momento de soplar las velas.

- Miedo o repulsión al olor de las velas: el miedo anterior me recordó el caso de varios adultos que de niños sentían horror cuando se encendían velas porque sabían que llegaría el momento de apagarlas, y ese olorcillo que se esparce cuando ocurre les provocaba náuseas.

- Miedo a la arena de la playa o el césped: hay niños que no soportan el contacto con la arena o con el césped de la piscina y prefieren ir siempre calzados para que su cuerpo no toque el temido elemento. 

- Miedo al sonido de los globos explotando: a muchos nos incomoda el sonido de los globos o petardos. Sin embargo, hace poco vi a un niño que se tuvo que refugiar en el coche de sus padres cuando vio que la fiesta de cumpleaños a la que acudió estaba llena de globos. El simple hecho de pensar que uno podía explotar le sumía en el pánico.

- Miedo al corazón: para el final uno de los más tiernos, el miedo mencionado más arriba en el que una niña nota que su corazón golpea fuerte su pecho después de correr y siente miedo ante esa sensación.

Vídeo de la niña que sentía miedo ante el fuerte latido de su corazón

El vídeo está en portugués, sin embargo, no hace falta comprender el idioma para sentir el miedo de la pequeña.

Películas de miedo para niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud