¿Quién consiente más, papá o mamá?

  • compartidos

Poli malo o poli bueno. En muchas familias existe esta figura. El poli bueno aporta cariño, seguridad, comprensión, libertad y creatividad. El poli malo, límites, orden, disciplina. 

En algunos hogares, tanto la madre como el padre intentan ser a la par exigentes y permisivos. Pero, no nos engañemos, en la mayoría de las casas existe sí, un poli bueno. Y por supuesto, un poli malo. ¿Quién de los dos es el poli malo? ¿Papá o mamá?

Quién es el más consentidor con los niños

El más consentidor

Cuando hay una gran diferencia de permisividad entre el padre y la madre, se ven muy claros estos dos papeles: uno es el poli malo y el otro, el bueno. Y esto, antes también era evidente: el padre solía ser el poli malo. Pero con el tiempo, todo cambia.

En realidad, el papel de cada uno depende de dos factores: el tiempo que el padre o la madre pase en casa con los niños y la personalidad de cada uno. En muchos casos, el 'malo' de los dos, el menos permisivo, suele ser el que más tiempo pasa con los niños, y en ocasines, el domimante de la pareja.

El 'poli bueno', por el contrario, será la persona más sentimental, protectora y tal vez, con menos facilidad para imponerse a los demás. Lo normal es que sea el que menos tiempo pasa con los niños. 

Es muy duro estar constantemente riñendo a un hijo y recordando las normas y los límites, por eso, a veces es la persona que pasa más tiempo con ellos la que termina cediendo más. Estos caso, también se dan, sí.

7 características de los 'polis buenos' en la pareja

1. Exigen a los niños ciertas normas, pero siempre encuentran una justificación para saltarse alguna.

2. Aunque tienen muy claros ciertos límites que no pueden flanquearse, oferecen al niño más libertad.

3. Suelen hacer 'la vista gorda' con algunas de las travesuras del niño. Son más sobreprotectores.

4. Tienen más paciencia y son más elásticos. Repiten las órdenes más de una vez. A menudo, acaban terminando el trabajo que empezó el niño.

5. No exigen tanto a la hora de limitar los caprichos de los niños

6. Le dan más importancia a la creatividad y expresión del niño que a la disciplina.

7. Regañan y castigan menos que sus parejas. 

Sin duda, lo ideal en la educación de los niños es que la pareja acuerde las normas y los límites, que tanto el padre como la madre hablen sobre este tema, que no haya competición en cuanto al cariño de los hijos y por supuesto, si alguno de los dos se siente incómodo con la forma de educar del otro, hablarlo. El trabajo en equipo siempre da buenos resultados. 

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud