Los niños que hablan solos son más inteligentes

  • compartidos

Hay personas que dicen que los que hablan solos tienen algún tipo de alteración o locura, o simplemente, les falta un tornillo, sin embargo, la realidad es bien distinta, no sólo están bien de la cabeza, sino que además los estudios revelan que hay una conexión entre la inteligencia y lo que se conoce como habla privada.

Desde el reconocido psiquiatra Luis Rojas Marcos a estudios de importantes universidades revelan que hablar con uno mismo en voz alta ayuda a pensar mejor, a tomar decisiones, a organizar los pensamientos e incluso son una herramienta de superación personal. En conclusión, si tu hijo habla consigo mismo, déjale, simplemente es muy inteligente.

Por qué es bueno que los niños hablen en voz alta

Niños que hablan consigo mismos

He contemplado en muchas ocasiones cómo mis hijos hablaban solos mientras jugaban y recuerdo a mi madre siempre hablando sola mientras hacía cosas por la casa. Siempre me llamó mucho la atención y resulta que es porque... ¡son muy inteligentes!

Existen tres situaciones en las que los niños hablan consigo mismos: después de hacer algo, mientras hacen algo o antes de hacer algo. En todas estas fases, el habla guía la conducta. Existen un montón de razones por las que es positivo que un niño mantenga estas charlas privadas, ya sea mientras juega, cuando va por la calle o cuando está haciendo sus tareas, estas son sólo algunas: 

- El niño aprende a pensar ya que hablar en voz alta estimula el pensamiento lógico.

- Es un excelente vehículo para expresar sentimientos y emociones.

- Muchos niños hablan solos mientras juegan y con este simple acto están estimulando el desarrollo del lenguaje

- Fomenta el conocimiento del medio: el niño está aprendiendo a comprender lo que ocurre a su alrededor mediante la explicación verbal del entorno.

- Ayuda a ordenar el pensamiento: es una estupenda forma de organizarse para lograr conseguir unos objetivos o metas.

- Potencia la eficacia a la hora de realizar una tarea ya que el niño va diciendo en voz alta todos los pasos que necesita realizar.

- Ayuda a que la memoria trabaje más rápido porque al trasladar al lenguaje lo que se piensa favorece que la información quede almacenada.

- Refuerza el aprendizaje: si el niño dice en voz alta lo que está haciendo, lo que tiene que hacer o lo que hará, estimula la capacidad de aprender.

- Fomenta el conocimiento en uno mismo: el niño al escuchar su voz interna, conoce mejor cómo es y por qué actúa de una determinada manera.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud