Los niños más perezosos pueden ser los más inteligentes

  • compartidos

Parece una sentencia un tanto polémica. ¿Será que los niños más inteligentes son los más vagos? No. Lo que un grupo de científicos quiere demostrar es que los niños más inteligentes necesitan descansar más. No son tan activos. Son algo más lentos, reflexivos y necesitan dormir mucho. ¿La razón? Pensar cansa, y mucho.

Los niños más inteligentes necesitan descansar más

Los niños vagos son más inteligentes

Es cierto que genios hay de todos los tipos: genios acelerados e hiperactivos y genios reflexivos, tranquilos y metódicos. Pero un grupo de científicos han querido desterrar el mito de niño vago o perezoso igual a niño poco inteligente. Es más, sus conclusiones apuntan hacia todo lo contrario: los niños más inteligentes son tranquilos, se concentran mucho más y necesitan periodos más largos de descanso. Y lo que en principio podría parecernos un signo de pereza, esconde en realidad una gran virtud.

El estudio, efectuado por psicólogos estadounidenses, comprobó que las personas más inteligentes (con un mayor índice de cociente intelectual) necesitaban descansar más. Tanto en cuestión de sueño como de reposo, ya que es una forma de recobrar energías. 

Las personas más inteligentes se concentran más en sus pensamientos. Por eso también consumen más energías, y necesitan de más reposo para auto-regularse, ya que durante el sueño se generan células que refuerzan y protegen los circuitos cerebrales.

Según este estudio, las personas más activas, que necesitan más ejercicio y deporte, presentan un cociente intelectual algo más bajo. Su cuerpo necesita una estimulación constante para no aburrirse, de ahí que se trata de niños que constantemente necesitan 'quemar calorías'. 

Lo que sí es cierto es que dormir genera muchos beneficios para el cuerpo y la mente. De ahí que sea fundamental el descanso para los niños. 

Sin embargo, y a pesar de este estudio, no se puede generalizar. Existen muchos otros estudios sobre la inteligencia: algunos afirman que los niños más inteligentes son los más 'respondones', los que tienden a desafiar las normas... otros aseguran que los más inteligentes son los que tienen mal genio... Y otros que son aquellos niños más graciosos y con mejor sentido del humor... Como ves, los estudios sobre la inteligencia se contradicen. Tal vez sea por que  aún no exista realmente nadie capaz de medir la inteligencia. A todas esas máquinas de medir se les escapa lo más importante: la inteligencia emocional. Y ya se sabe que las emociones no entienden de medidas.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud