Las niñas heredan la inteligencia emocional de las madres

  • compartidos

Tal vez pensemos que las emociones tienen que ver con el corazón. Nada más lejos de la realidad. Las emociones se procesan en una zona del cerebro: el llamado sistema corticolímbico. Suena raro, sí, pero es importante. Muy importante. 

Ahora, científicos de la prestigiosa Universidad de Stanford, acaban de encontrar bastantes evidencias de que esa parte es altamente hereditaria entre madres e hijas. De ahí que enfermedades emocionales como la depresión, sean también hereditarias (en parte).

El equilibrio emocional de las madres se transmite a las hijas

La inteligencia emocional se hereda de las madres

Para esta investigación, un amplio número de neurocientíficos escaneó el cerebro de 35 madres e hijas. En el sistema corticolímbico, el encargado de gestionar las emociones, trabajan la amígdala, el hipocampo, la corteza cingulada anterior y la corteza prefrontal centromedial. Los resultados fueron asombrosos: la 'morfología emocional' de las madres e hijas que participaban en la investigación eran muy similares

Se estudió a continuación el cerebro de los padres. No había similitudes en el campo emocional con el de las hijas. Es decir: los hombres no transmiten de forma relevante la inteligencia emocional a los hijos.

El estudio fue más allá: la 'herencia de las emociones' era mucho mayor entre madres e hijas que entre madres e hijos varones. 

Son las hijas las que se parecerán en sus respuestas emocionales a las madres. Si una madre sabe gestionar de forma correcta las emociones, su hija, seguramente, lo hará igual. Por el contrario, si una madre es propensa a los problemas emocionales e incluso a enfermedades como la dependencia afectiva o la depresión, las hijas podrán tener más predisposición a tener este problema. 

Por qué es tan importante el equilibrio emocional de las madres para las hijas

De cómo gestionamos las emociones dependerá cómo nos relacionamos con los demás. Y de cómo nos relacionemos con los demás dependerá en gran medida nuestro éxito.. y sí... nuestra felicidad.

- Aprenderán a ser asertivos: El equilibrio emocional ayuda, sin duda, a ser asertivo, a encontrar ese justo medio entre la pasividad y complacencia y la prepotencia e imposición. 

- Aprenderán a solucionar los conflictos: Controlar las emociones les ayuda a encontrar una solución a un problema. Antes de perder los nervios, razonarán y buscarán la mejor solución.

La inteligencia emocional es un pilar fundamental en el aprendizaje de los niños. Y sí, parte viene dada en los genes. Pero los científicos recuerdan que los bebés nacen con muchas neuronas pero pocas conexiones neuronales. Éstas se irán formando según las experiencias vividas. Es decir: lo más importante al final es brindar experiencias emocionales positivas en los primeros años de vida del niño. Las respuestas emocionales siempre pueden moldearse.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud