La guardería es la primera escuela del bebé

  • compartidos

Mi bebé se está haciendo mayor y he aprovechado el inicio del curso escolar para empezar a llevarle a la guardería. Durante los primeros días, me sentía extraña dejándole sólo ante un mundo que descubrir, una nueva escuela de la vida. En compañía de otros niños, poco a poco, se está acostumbrando a relacionarse con los demás en un ámbito donde él no es el centro de atención.

En esta escuela de la vida dará sus primeros pasos para convertirse en un ser autónomo, en una persona independiente. Acumulará experiencias, aprendizajes, descubrirá su sensibilidad, sus habilidades y su creatividad, aprenderá normas de convivencia y de rutina. Y es que para ir a la escuela infantil, los niños no necesitan ir al baño sólos o comer por su cuenta. Allí, les enseñan esto y aprenden muchas cosas por imitación.

El periodo de adaptación a la guardería

Profesoras con bebés

Sin embargo, después de los días que han pasado desde el inicio del curso, me sorprende que algunos compañeros de mi hijo, aún lloren en la despedida matinal con su mamá o su papá. Los días de las separaciones dramáticas son normales, sobre todo, en los niños de 2 años porque el grado de apego hace que protesten mucho cuando se encuentran entre extraños como es el caso de la entrada en la guardería, que llega a convertirse en un verdadero suplicio tanto para los papás como para los niños. Educadores y padres debemos entender que el niño no dispone de esquemas cognitivos para interpretar que esa separación es temporal.

Al sentirla como una separación definitiva, algunos niños ponen en marcha su sistema de supervivencia, y lloran y se quejan hasta que no pueden más. Algunos incluso somatizan su malestar con dolores de estómago, pérdida de apetito, fiebre y vómitos. Para no llegar a sufrir estas dramáticas situaciones, seguir un periodo de adaptación a la guardería o a la escuela infantil, que dure por lo menos una semana, es fundamental como medida de prevención para que el niño pueda disfrutar desde el primer día de esta nueva situación y se sienta motivado.

Precisamente, una de las primeras advertencias que nos hacen las educadoras a los padres es que debemos respetar el periodo de adaptación del niño a la escuela infantil y que si no podemos ir a recogerlos dentro de un periodo tan breve de tiempo, hagamos encaje de bolillos para que algún familiar, abuelos o hermanos, o algún amigo o vecino, pueda ir a recogerle. Dejar a los niños por breves periodos de tiempo en lugares de que no conocen, como la guardería, les dará la seguridad de que siempre volveremos a recogerles y les hará más fuertes a la hora de afrontar la separación. Piensa en ello.

Marisol Nuevo. Guiainfantil.com

Dibujos para colorear del colegio

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud