La agenda escolar: un truco para la vuelta al colegio

  • compartidos

El uso de la agenda se ha convertido en un elemento indispensable para estudiar de manera organizada. Desde segundo de Primeria, los niños vienen con deberes a casa y traerlos apuntados es una ventaja tanto para los escolares como para sus padres. Así es más fácil organizar el tiempo de estudio y el tiempo libre en función de las actividades extraescolares o los planes en familia del fin de semana.

Si este año, no estáis dispuestos a repetir los disgustos del curso anterior con los deberes y las tareas escolares, comprále una agenda a tu hijo y enséñale a usarla. Así, no se producirán olvidos, despistes y prisas de última hora, que pueden desencadenan tensiones familiares y conducir al fracaso escolar.

La agenda es un antídoto contra el fracaso escolar

La agenda escolar de los niños

Pero, ¿cómo podemos enseñar a los niños a usar la agenda todos los días? En mi caso, puedo decir, que la solución ha venido desde el propio colegio. En los primeros días de clase y, desde el segundo curso de Primaria, el tutor de cada clase entrega a todos los niños una agenda idéntica para todos donde podrán apuntar los deberes para cada día y donde, además, aparecen al final una serie de secciones interesantes y muy útiles, que convieren la agenda en un vehículo de comunicación entre padres, alumnos y profesores. Se trata de los apartados Comunicación padres-profesores, Comunicación profesores-padres y Justificación de ausencias, entre otros.

La unificación de la agenda, para todos la misma, y el hecho de que se use de manera colectiva por toda la clase, como cuando se abre el libro de matemáticas o el de lengua, introduce a los niños en técnicas de organización, que son muy útiles durante toda la etapa escolar. Si en el colegio de vuestros hijos no se usa la agenda escolar, una buena recomendación es leerse el libro Cómo organizar al niño desorganizado. Estrategias sencillas para triunfar en la escuela, de los autores Martin L. Kutscher y Marcella Moran, publicado por la editorial Oniro.

En este manual de autoayuda se explica a los padres cómo enseñar técnicas de organización y de estudio a sus hijos para que después de hacer los deberes no se olvide de entregarlos, para que planifiquen su tiempo o no tenga que volver al colegio a buscar los libros que necesita porque los ha olvidado.

Y es que con frecuencia niños brillantes no son capaces de organizar sus tareas escolares y planificar sus estudios, lo que se traduce en fracaso escolar. Aunque actualmente, los padres solemos ayudarles, si no sabemos hacerlo de un modo correcto, nuestros esfuerzos pueden caer en saco roto. Unas sencillas estrategias para mejorar las rutinas de la mañana y de la noche pueden ayudar a toda la familia y, para los niños, algunas técnicas para aprender a gestionar el tiempo, tomar apuntes o mejorar sus habilidades de estudio son indispensables para enfocar el nuevo curso con energías renovadas y empezar la vuelta al cole con buen pie.

Marisol Nuevo.

Ideas de juegos para que los niños aprendan las letras del alfabeto

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud