¿Tu hijo sufre el síndrome del pensamiento acelerado?

  • compartidos

Los expertos vienen avisándonos a los padres desde hace tiempo: los niños están sobreestimulados. Los smartphones, la televisión, el ordenador o la tablet y toda la información que llega a los cerebros infantiles a través de estos dispositivos puede causar el Síndrome del Pensamiento Acelerado.

El psiquiatra y escritor Augusto Cury ha sido el primero en definir este trastorno. Tras realizar pruebas en Brasil, España, Rumanía, Estados Unidos o Serbia, los resultados que ha obtenido los mismos: el 80% de los adultos y niños sufren el SPA.

¿En qué consiste el síndrome del pensamiento acelerado?

Síndrome del Pensamiento Acelerado

'Los niños no escuchan', es una queja que hacemos muchos padres. Nos preguntan algo y cuando estás comenzando a responder, ya han elaborado la siguiente pregunta o, les estás pidiendo que hagan algo y luego son incapaces de reproducir eso que les has pedido. A veces creemos que es porque son desobedientes o demasiado inquietos. Sin embargo, el psiquiatra Augusto Cury nos explica el por qué de muchas conductas de nuestros hijos.

El niño recibe cientos de estímulos a través de la televisión, el bombardeo de información es tal que, según Augusto Cury, un niño de siete años ha archivado en su memoria más información de la que tenía hace un siglo una persona de setenta. Este exceso de pensamientos y estímulos impide el desarrollo de las funciones de la inteligencia, reflexionar antes de actuar, ordenar ideas o empatizar con el otro. 

Y es que el exceso de imágenes hace que el niño no tenga la capacidad ni el tiempo de reflexionar sobre ellas, de analizarlas y adquirirlas. Los niños no son capaces de contener esa cantidad de información en la memoria, y el cerebro se bloquea, como una manera de intentar gastar menos energía. A todo esto se le llama Síndrome del Pensamiento Acelerado y presenta síntomas como: 

- irritabilidad

- dolor de cabeza

- olvidos frecuentes

- dificultad para concentrarse

- trastornos del sueño

Podemos pensar que evitar el contacto con todos estos dispositivos es la solución, ya lo dice el refrán 'muerto el perro, se acabó la rabia'. Sin embargo, viviendo en la era de la tecnología es algo complicado por lo que podemos:

- No acostar a los niños tarde, deben dormir, según su edad entre 8 y 10 horas diarias. 

- No dejar que utilicen los dispositivos antes de irse a dormir.

- Estimular a los niños en la práctica de ejercicio físico.

- Salir a la calle y dejar que estén en contacto con la naturaleza.

Juega a hacer las letras del alfabeto con las manos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud