Las primeras mentiras de un niño, ¿qué hacer?

  • compartidos

Antes o después todos los niños mienten, ya sea para evitar ser castigados, para no disgustar a sus padres o para presumir ante los demás. Mentir puede ser considerado normal y forma parte del desarrollo del niño siempre que no sea una conducta que se repite de forma constante. 

Cuando mi hijo mediano se porta muy bien en clase, la profesora le pone un gomet en la mano o le dibuja una carita sonriente. Ayer salió sin gomet y corrió a explicarme, antes de que le preguntara nada, que estaba muy triste porque se le había despegado y lo había perdido. Minutos después se acercó su profesora para decirme que había estado muy revoltoso en clase. Mi enfado fue mayúsculo, no tanto por el mal comportamiento sino por la mentira urdida por un niño de 4 años para salir del atolladero.

Qué hacer cuando el niño miente

Mentiras de los niños

¿Qué podemos hacer los padres para explicar a los hijos, sobre todo cuando todavía son pequeños, que no se debe mentir? A ciertas edades los niños no conocen las consecuencias de las mentiras, ser sinceros forma parte del aprendizaje en la infancia pero, ¿cómo enseñarles?

- Diálogo: hablar con el niño es fundamental. Si estás enfadado ante la mentira, como yo lo estaba, espera a un momento relajado para hablar de forma tranquila. Debemos explicar a los niños que decir mentiras no es bueno ni honesto, no habla bien de nosotros y además tiene consecuencias. Podemos utilizar cuentos sobre la mentira como Pinocho, Pedro y el lobo o el Traje nuevo del emperador para que lo comprendan mejor.

- Dar ejemplo: cómo vamos a pedir sinceridad a un niño si nosotros no somos sinceros. Si nos escuchan por ejemplo, dando una excusa incierta para no ir a una cita, con qué moral les pediremos después a ellos que no mientan.

- Refuerzo positivo: cuando son sinceros y afrontan sus actos, por ejemplo, romper un juguete o haberse portado mal con un amigo hemos de elogiar el acto de la sinceridad aunque luego les reprendamos por lo que han hecho mal. Si sólo les regañamos o castigamos pero no alabamos que hayan sido sinceros, la próxima vez no nos dirán la verdad.

- Consecuencias: si el niño miente para conseguir algo, no debemos claudicar y darle el premio o lo prometido porque han de aprender que los malos actos tienen consecuencias.

- Empatía: podemos ayudarles a que entiendan cómo se sentirían ellos si les mienten y les engañan con ejemplos prácticos.

 

Vídeo de una niña que miente ¿o que tiene mucha imaginación?

Educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud