Cómo evitar que tu hijo se pierda

  • compartidos

Basta un segundo. Un sólo segundo. Tu mundo puede cambiar de inmediato. Tu corazón dar un vuelco. Basta un segundo de despiste y pierdes a tu hijo de vista. Y en ese mismo momento tus latidos se aceleran, un nudo te aprieta la garganta y empiezas a sudar. Seguro que a muchos padres les ha pasado. En un supermercado, en la calle, o en la playa. De pronto dejas de ver a tu hijo y el mundo se hace inmenso. Y piensas, sí, porque lo piensas... ¿y si se ha perdido? ¿y si no le vuelvo a ver?

Trucos para que tu hijo no se pierda

nino-perdido

Hace unos días, mi hija llegó a casa preguntando por el nombre de nuestra calle. Me sorprendió que aún no lo supiera. Pero claro, yo nunca se lo había dicho. Unos policías fueron al colegio y dieron a los niños algunos consejos para no perderse. El primero, saber dónde viven los padres. Entonces me di cuenta: nunca había enseñado a mis hijos las normas básicas por si un día se perdían. Así que apunté en una hoja:

1- Enseñarles el nombre de la calle y dirección exacta de nuestra casa.

2- Conseguir que memoricen el número de teléfono de su madre y el de su padre.

3- Enseñarles a pedir ayuda si se pierden. La mayoría de niños no saben qué hacer cuando se pierden. Explícale dónde acudir dependiendo del sitio donde se encuentren (en un supermercado, a las cajeras; en la playa, al socorrista o el punto de la Cruz Roja más cercano...).

Estas tres cosas deberían ser básicas. Todo niño debería conocerlas. Pero hay más. Existen situaciones especiales en donde la vigilancia de los padres se tiene que agudizar y en donde los niños tienen más posibilidades de despistarse. En las zonas masificadas, como en la playa o en un concierto, o en los campamentos en donde acuden muchos niños, existe otra forma de identificar al niño: las pulseras con su nombre

Pulseras identificativas para que no se pierdan los niños

Muchos padres escriben su número de teléfono en el brazo de su hijo. Yo he visto a muchos niños con un número en la mano. Pero corren el riesgo de que se borre. Ahora cada vez veo a más niños con una pulserita especial. Llevan su nombre y número de teléfono de referencia. Son como esas pulseras que ponen al recién nacido en el hospital para que no se produzca ninguna confusión. Me parece una idea estupenda. Sobre todo para los niños que van a campamentos o camping. Pero aplicable a muchas otras situaciones de riesgo para los niños. 

Hoy en día existen muchas opciones para mantener a los niños localizados. Hasta una pulsera electrónica conectada a una aplicación de smartphone y tablet ('KizOn'). Funciona con gps y garantiza la localización inmediata del niño. Aunque sigo pensando que lo más sensato y lo primero es la vigilancia, ese permanente sentido de alerta que nunca debería abandonar a los padres.

Dibujos para colorear de la playa

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud