Padres y colegios: condenados por el acoso escolar

  • compartidos

Siempre he pensado que el acoso escolar ocurre porque lo permitimos los padres y los colegios. Creo que valores como el respeto a los demás deben ser inculcados a los niños, desde que son muy pequeños, tanto en el seno familiar como escolar.

Y no basta enseñarles o educarles en este sentido, hace falta vigilar y comprobar que los niños lo ejercen y lo ponen en práctica. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), uno de cada cuatro niños son víctimas de acoso escolar o bullying.

Cómo evitar y detectar el acoso escolar

Niño acosado

Muchas veces creo que nos equivocamos con apenas orientar a los hijos. Creemos que con solo decir a los niños lo que está bien o lo que está mal es suficiente. Educar es más que eso. Es estar con los hijos, observar su comportamiento, conocer su forma de ser. Eso de que cuando un niño pega a otro y sus padres dicen ‘es que son niños...’, no debería ser permitido. Son niños, pero sus padres tienen el deber de guiarlos por el buen camino.

En mi casa, cuando mis hermanos y yo nos peleábamos, discutíamos o nos enfadábamos, mi madre siempre nos regañaba y nos obligaba a pedirnos perdón, y jamás nos permitía irnos a la cama sin estar en paz con todos. Actitudes como esta pueden alejar a los niños de la agresividad, del acoso y de la violencia, tanto en casa como en el colegio, en clase o en el patio. Parece difícil, pero no es imposible.

Se entiende por acoso, intimidación o bullying, el asedio de una persona que molesta, insulta, se burla, hostiga o atormenta a otra persona.  El acoso o bullying puede ser físico, con golpes, patadas, robos, etc., puede ser verbal con insultos, gritos y burlas, psicológico con humillaciones y amenazas, y social con marginalidad. Si los padres o los profesores observan este tipo de comportamiento en los niños y no intervienen, ¿de qué les sirve su posición de educador?

Por el mismo motivo por el que los padres de los siete acosadores de Jokin fueron condenados a pagar 10 mil euros cada uno a la familia del niño que acabó quitándose la vida a causa del acoso, un colegio de Madrid es condenado a pagar 40 mil euros de indemnización a la familia por tolerar el acoso a un niño. La sentencia solicita la responsabilidad del colegio en cuanto a las facultades de guarda y custodia de sus alumnos, en sustitución de sus padres y resalta que es necesario y urgente que en los colegios se adopten medidas de prevención del acoso escolar que afecta cada vez a más niños. La tutora del niño acosado reconoció que todos tenían conocimiento del acoso al niño. Y la familia, como muchas otras, también está considerando cambiarse de ciudad. Mientras tanto, el niño trata de superar el trauma, el estrés y los miedos que lleva encima. 

Los niños deben de aprender a defenderse y resolver sus problemas por sí solos, pero el bullying no es una broma de un día, es acoso día tras día.

Educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud