Diez experiencias que los niños jamás olvidarán

  • compartidos

Qué de cosas hemos hecho durante nuestra infancia y que jamás olvidaremos, ¿verdad? De niños todo nos atrae, todo nos parece enorme, intenso y atractivo. A lo mejor por ello todo se queda grabado en nuestra mente y, a pesar de los años, siempre recordaremos como si todo hubiese ocurrido hace poco. Aparte de los momentos especiales que he vivido en familia, hay experiencias como nadar en río, jugar bajo la lluvia o con la manguera, que jamás me olvidaré.

10 cosas que los niños necesitan probar

Experiencias de infancia para los niños

Sin embargo, cuando tenemos hijos, parece que nos volvemos demasiado temerosos en cuanto a ofrecerles nuevas experiencias. Muchas veces nos olvidamos de lo importante que es el contacto directo con la naturaleza y los materiales, y estamos más preocupados en protegerles de todo. Pensando en ello, he hecho un listado de 10 propuestas que tus hijos necesitan experimentar en su infancia. Son una fuente de diversión, aprendizaje y de libertad para ellos.

1- Ensuciarse a conciencia con la arena del parque, de la playa, con la tierra..., a muchos niños les atraen la experiencia de manchar sus pies en el barro, en la hierba mojada, en salpicar los charcos, y de mancharse con todo, sin preocupación. Jugar bajo la lluvia o con la manguera con experiencias que jamás olvidarán los niños.

2- Caminar descalzo por la arena de la playa, por el césped, por el suelo de la casa... Dejemos que los niños sientan sensaciones a través de sus pies desnudos sobre las piedras, la nieve, el agua del mar y del río, el barro, etc.

3- Pasear por el campo, hacer picnic, revolcarse por un prado, subir en un árbol para recolectar las frutas y descubrir el placer de comer algo que ellos mismos han cogido con sus propias manos, subir montañas, llegar hasta la cima..., son experiencias que evitarán los miedos en los niños.

4- Estar en contacto directo con los animales. Y no me refiero solo a cuidarlos, hacerles cariño, como también darles de comer o ordeñar una vaca o una oveja..., bajo la supervisión de un adulto, claro.

5- Montar un refugio o una cabaña. Con las ramas caídas de los árboles o con cajas de cartón se puede montar ‘cuevas’ y ‘escondrijos’, cabañas de índio como un rincón para compartir con los amiguitos. Si tenéis un jardín y una tienda de campana en casa, estaría bien que los niños durmiesen una noche fuera de casa en la campana. En la piscina, también se puede usar las toallas en el césped para hacer cabañas. Les encantará vivir esta aventura.

6- Construir un huerto casero con los niños. La experiencia de plantar, sembrar, regar y cuidar de los vegetales, y luego ver los frutos y saborearlos, es educativa y divertida para los niños. Les llenarán de responsabilidad y compromiso.

7- Comer con las manos es una de las experiencias que más placer dan a los niños. Mi hija, de pequeña, se emocionaba con el poder comer guisantes, alguna pasta, cuscús, chuletas, o lo que fuera con las manos. Eso sí, siempre con las manos limpias y en casa.

8- Meterse en un río e intentar pescar, también es una experiencia imperdible para los niños. Observar los peces, las ranas..., o simplemente chapotear el agua y nadar, es una sensación única. Seguir el curso de un río o rodear a un lago y ver patos, insectos, peces, ranas saltando, puede ser muy divertido a los niños.

9- Construir una cometa u otro juguete con materiales reciclados o naturales, es muy sencillo y educativo a los niños. Ellos pueden elaborar juguetes con piedras, con barro, con hojas, inventar una presa en un riachuelo con ramas de árbol, hacer volar una cometa, hacer un palo de lluvia, etc.

10- Saltar en la cama y hacer ‘guerra’ de almohadas. Me pregunto qué niño, alguna vez, no ha experimentado saltar en la cama de sus padres y jugar con las almohadas, en una mañana de Domingo... ¡Es buenísimo!

Dibujos para colorear de la montaña

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud