Los disfraces express de Halloween

  • compartidos

Algunas fiestas de Halloween suelen ser improvisadas. De repente, dos o tres amiguitos se juntan y proponen ir a pedir chuches por las casas, pero claro... llamar a las puertas de los vecinos sin ir conveniente disfrazados para la ocasión no es lo más conveniente.

Para aquellos niños que no quieren perderse la fiesta de Halloween, ni la recogida de chuches con sus amigos por las casas mediante la famosa frase '¿truco o trato?', pero que no han preparado su disfraz de Halloween, les contamos cómo hacer disfraces express para Halloween. Ideas sencillas y rápidas para hacerlas en casa en poco tiempo.

Disfraces improvisados para la fiesta de Halloween 

Niña con sombrero

La ventaja que tiene la festividad de Halloween es que se puede optar por utilizar y combinar prendas normales para convertir el vestuario en algo muy tétrico. El color negro es el básico de casi todos los disfraces, excepto para el de fantasma, que se necesita una sábana blanca. El resto, es decir, las brujas y brujos, los monstruos, los vampiros, los diablos... llevan el color negro en la ropa como indumentaria principal. Un buen maquillaje y los complementos adecuados completan el resto del disfraz, para dar vida al personaje.

El disfraz de bruja es el que más gusta a las niñas. Para montar este disfraz solo necesitas una túnica negra, que puede ser un vestido negro y un sombrero, que se puede fabricar con cartulina negra, creando un cono que irá pegado sobre un ala redonda. Como complemento elige un fular negro que haga de capa o que puedas colocar en el cuello y cuelgue hasta la cintura. Sobre este fular y sobre el vestido puedes pegar unas estrellas de cartulina. 

Para los niños, el disfraz de brujo también es muy sencillo. Solo necesitas fabricar el sombrero de mago con cartulina y hacer una barba con lana o cartulina que debe ir sujeta con una goma. Completa los complementos con una varita mágica, que puedes fabricar forrando de papel de plata un boligráfo o lapicero y pegando en la punta una estrella de cartulina.  

El disfraz de fantasma es uno de los más socorridos, ya que todo el mundo tiene una sábana vieja en casa que poder utilizar. Sólo tienes que pasarla por encima de la cabeza del niño y marcar la zona de los ojos y la boca, y recortar las partes marcadas. Para hacerlo más realista, puedes deshilachar o cortar jirones en el bajo de la sábana para darle un aspecto más fantasagórico al disfraz. Una variante del disfraz de fantasma es el disfraz de momia, también muy sencillo, que consiste en cortar en tiras una sábana e ir enrollándola a lo largo de todo el cuerpo del niño. Las tiras deben ir sujetas con imperdibles a la ropa para que no se bajen con el movimiento del niño.

Otras ideas fáciles y rápidas para que los niños puedan hacer 'truco o trato' y disfrutar de la fiesta de Halloween con sus amigos son los disfraces de Drácula o vampiro, que también son muy sencillos. Sólo necesitan la capa. El resto es maquillaje y pelo engominado.

Y si tus hijos prefieren los monstruos, pinta la cara del niño de verde y aplica sombra de ojos oscura en el párpado inferior y en los labios. Con el dibujo de unos tornillos a ambos lados del cuello o en las sienes, será un estupendo Frankestein. Aplica un poco de laca en el pelo o gomina lograr que se quede levantado o de punta.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

Ideas para disfraces de Halloween para niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud