Padres e hijos deberíamos dar las gracias todos los días

  • compartidos

Todas las celebraciones tienen algo en común, el deseo de compartir. Celebrar algo significa reunirnos alrededor de una buena mesa en la que no faltará una comida especial y donde los protagonistas serán la familia y los amigos, todos los seres queridos, que en definitiva son las personas que más nos importan y, por tanto, nos hacen más felices. 

Dar gracias alrededor de una mesa tiene connotaciones religiosas, pero también puede ser para muchos un acto sencillo de agradecimiento por lo que nos está brindando la vida con nuestro esfuerzo, con la dedicación a nuestros hijos y con la lucha diaria por el trabajo, la vivienda y el alimento. A muchos nos sirve para darnos cuenta de lo que tenemos y valorarlo, ya que como referente nunca debemos olvidar que no es más feliz el que más tiene, sino que la verdadera felicidad reside en valorar lo que uno tiene.

Amigos y familia compartiendo valores

Día de Acción de Gracias

El Día de Acción de Gracias o Thanksgiving Day es una celebración con mucha tradición y antiguedad, que abre el preludio de las fiestas navideñas, ya que tiene lugar el cuarto jueves de noviembre. Moviliza a las familias en torno a un gran pavo asado, que se sirve con maíz, batata, la calabaza, el puré de patatas y salsa de cranberry o de arándanos.

Este día de acción de gracias nos brinda la oportunidad de juntarnos con familiares, además la posibilidad de tener un fin de semana largo o también que es el indicador para celebrar las fiestas. Y además, nos pone nostálgicos porque nos recuerda la enorme distancia que nos separa de nuestros familiares y amigos, a los que tanto queremos, y que hoy están, de alguna manera, muy presentes en nuestra mente y en nuestros corazones.

Pero, ¿cuál es el verdadero significado del Día de Acción de Gracias? Un gesto de amistad. Al parecer, los primeros colonos que desenbarcaron con el Mayflower en Plymouth pasaron hambre y no tenían recursos para abastecerse de alimentos. Un indio les entregó algunas semillas de maíz que cultivaron y les enseñó a pescar.

Gracias a eso, al año siguiente, los colonos recogieron su cosecha y celebraron su abundancia de alimento con una fiesta en la que compartieron pavos, gansos, maíz, langostas, almejas, calabazas y calabacitas, y frutos secos.  Aunque durante unos años no pudo volver a celebrarse por problemas con los indios, el espíritu de compartir las enseñanzas y los frutos del esfuerzo realizado, perduró en el tiempo y con el devenir de los años se instauró definitivamente el cuarto jueves de noviembre. 

Para nosotros, cada día puede ser un día de agradecimiento, un día de acción de gracias, con significado completo. Las duras condiciones de la vida para algunos, el esfuerzo y la lucha que representa para otros salir adelante todos los días, merece su recompensa. Saber apreciar los logros conseguidos es lo más importante para quienes ansían ser felices. Compartida, la vida es más gratificante. 

Marisol Nuevo

Educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud