Un bebé siente terror al ver las sombras chinescas que hace su papá

  • compartidos

Hay vídeos que se convierten en virales nada más publicarlos, este es uno de ellos. Se trata de la reacción atemorizada de una bebé al ver las sombras chinas que su padre hace. La niña no se da cuenta de que la sombra que ve sobre la acera no es ningún monstruo, ni un perro que quiere morderla, tan sólo es la mano de su padre jugando a 'sombras chinescas'.

Vídeo: bebé atemorizado con las sombras chinas de su padre

Vídeo del bebé que reacciona con miedo a la broma de su papá

La ingenuidad, inocencia y desconocimiento de los niños hace que generen miedo a cosas que no existen. Su imaginación es tan poderosa que son capaces de creer que realmente vive un monstruo en el armario, que su muñeco cobra vida por la noche o que cuando le coges la nariz con la mano y muestras tu dedo gordo diciendo 'tengo tu nariz, tengo tu nariz', realmenet se la has quitado.

Esta ingenuidad es la que ha llevado al borde del terror a la pobre niña del vídeo que ha conseguido casi un millón de reproducciones en tan sólo dos días tras su publicación. Su padre, jugando con ella, hace sombras chinas en el suelo imitando un perro o un dinosaurio, según se mire, pero ella tan sólo ve un terrorífico monstruo que abre la boca para morderla.

Cuando el padre se da cuenta de que la reacción fue la opuesta a la deseada, corrió a abrazarla y a dejar la broma.

Beneficios para los niños de jugar a sombras chinescas

Aunque esta bebé reacciona con terror a la broma de su padre, jugar a teatro de sombras chinescas no sólo es divertido, sino que además aporta muchas ventajas a los niños. Todos hemos jugado a hacer la forma de un perro en la pared o un conejito que salta, son juegos tradicionales que nos hacían nuestros padres y que nosotros repetimos con nuestros hijos.

Esta tradición tiene cientos de años de antigüedad, se remonta a la China del siglo II a.C. cuando el emperador Wu-Ti cayó en una gran depresión tras perder a su mujer. Un sacerdote taoísta propuso hacer aparecer la silueta de su esposa y para ello colocó al emperador ante una tela tendida de dos postes y sobre la que aparecían sombras de su amada. Cuando el Wu-Ti descubrió el truco tirando de la tela, montó en cólera, pero la idea se fue extendiendo, primero por Asia y después por Occidente.

Las sombras chinas además pueden ser un recurso estupendo para potenciar el aprendizaje del niño porque: 

- Desarrolla su capacidad narrativa y expresiva al tener que crear y contar una historia.

- Mejora su concepción espacial: ya que tiene que mover las manos de una determinada manera y conocer el volumen, la distancia, y las formas.

- Potencia el conocimiento sobre su propio cuerpo y su lenguaje corporal.

- Fomenta la creatividad: ya que partiendo de una sombra básica, el niño puede complicarla, hacerla mover, hablar e incluso llenarla de complementos y accesorios. 

Películas de miedo para niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud