Las travesuras y aventuras de un bebé por casa. ¡Qué peligro!

  • compartidos

Cuando los bebés empiezan a gatear o a caminar es una alegría para los padres pero también una preocupación. Necesitarán dos no, tres o más ojos vigilantes. Los bebés no tienen miedo a nada, deambulan por toda la casa, quieren tocarlo todo, y muchas de sus aventuras pueden significar un riesgo para su salud.

Si tienes a un bebé en esta etapa, sabes que no está dormido y la casa está en silencio... ¡Corre!! Puede que esté haciendo alguna travesura...

Bebés curiosos y aventureros

Los bebés aventureros en casa

Cuando mi hija empezó a gatear nuestra casa ha cambiado de aspecto. ¡Se parecía a un bunker! Hemos puesto protectores por toda la casa para evitar posibles golpes y otros accidentes. La palabra que más se oía era: ¡prevención! Hemos puesto protectores para enchufes, en las esquinas de los muebles, en los cajones, cuñas para las puertas, barrotes en las ventanas... se escucha tantas historias de accidentes domésticos en los noticiarios que uno acaba contagiándose con el miedo, ¿verdad?

Me acuerdo perfectamente que cuando ella empezó a gatear, le encantaba las mudanzas. Lo que más le gustaba era explorar los armarios de parte baja de la cocina, donde guardábamos bolsas de galletas, de patatas fritas, algunas latas... y los llevaba para otro lado. ¡Un día descubrí un arsenal de alimentos debajo de su cuna! Otras veces ella se dedicaba a abrir los cajones del armario del salón y vestirse con los manteles, servilletas y otros paños. También le encantaba jugar con los rollos de papel higiénico y llevarlos por toda la casa.

No dejes nunca a tu bebé solo

Seguro que estas situaciones os suena muy familiares, ¿no? Estaría bien que nos pusiéramos a la altura de nuestros hijos para saber cómo ven ellos la casa. Seguro que las escaleras serán ‘montañas’ que invitan a subir, que les es más fácil pintar las paredes que el papel, y que los objetos puntiagudos son mucho más interesantes que sus muñecos. Sin dejarse llevar por el miedo, está claro que tu casa puede transformarse en un laberinto repleto de peligros para el bebé. ¿Qué hacer? Pues seguir el dicho de que ‘más vale prevenir que curar’, con unas simples reglas:

1. No dejes nunca a tu bebé solo. 

2. No dejes de poner los protectores en los muebles, puertas, cajones, cocina, escaleras, etc.

3. Evita poner objetos peligrosos como productos de limpieza, cuchillos, medicamentos, bolsas de plástico, para evitar quemaduras, intoxicaciones... a los pequeños.

4. Cierra siempre las puertas de la cocina y baños.

Dibujos para colorear de la cocina

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud