¿Hablas a tu hijo poniendo voz de bebé?

  • compartidos

Hablamos con adultos y empleamos nuestro tono de voz normal, un vocabulario normal y unos gestos normales pero, de pronto, vemos al bebé de una amiga o tomamos en brazos a nuestro hijo pequeño y nos metemos en una especie de trance.

Nuestro tono se vuelve apitufado, el vocabulario se transforma y acortamos palabras y los gestos se vuelven tremendamente exagerados mientras decimos cosas como: ¿quién es el bebé más bonitoooo?, ¿a ver cómo dice mi niño mamáaaaa? 

Cómo hablar a los niños para que nos entiendan

Hablar con el bebé con tono agudo

Cuando estamos con niños alargamos vocales, ponemos una voz más melodiosa y sacamos nuestro tono más agudo. ¿Empleamos ese tono por que pensamos que nos van a entender mejor?, ¿porque les resultará más cariñoso y amable?, ¿porque creemos que el sentido de lo que decimos está más claro así? Pues es todo lo contrario, una encuesta realizada por el Instituto de Ciencias del Cerebro Iken en Japón con colaboración con los Laboratorios de Ciencias y Psicología del Cognitiva de París ha demostrado que este discurso no es claro para el bebé.

Analizaron a 22 madres japonesas en distintos momentos: cuando hablaban con otros adultos y cuando se comunicaban con sus hijos. Las grabaciones de estos discursos dio como resultado que el mensaje que transmitían a los niños era menos claro que el de los adultos. Emplear una voz infantil, por lo tanto, hablar con diminutivos o copiar las palabras mal dichas de los niños no es lo más adecuado para el correcto desarrollo del habla del menor. 

Para despertar el interés del niño o captar su atención al mismo tiempo que favorecemos el desarrollo del lenguaje se pueden emplear trucos como:

- Evitar un tono monótono y hablarles con voz melodiosa.

- Utilizar gestos y expresiones faciales, que son también otra forma de comunicación.

- Hablar siempre mirando al niño para que vea nuestra cara.

- Dar tiempo al niño para contestar aunque parezca que nunca va a terminar, ayudarle si es preciso, pero nunca cortarle.

- Corregirle las palabras que dice mal pero no emplearlas nosotros porque nos haga gracia.

Según este estudio, a veces los bebés no entienden lo que decimos cuando estamos intentando precisamente que capten nuestro mensaje, pero este padre, sí que sabe cómo hacerlo. Su bebé todavía no ha nacido pero ya le obedece y parece comprender lo que dice. ¡increíble!

Vídeo del bebé que obedece a su papá desde el vientre

10 consejos para hablar de sexo con los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud