El chupete o el dedo para los bebés

  • compartidos

Mi bebé se hace mayor y es el momento de quitarle el chupete. Parece que cuando los bebés dejan de usar el chupete su imagen de bebé se transforma y empiezan a adquirir la imagen de un niño.

Sin embargo, quitar el chupete a un bebé es algo que requiere una habilidad especial para que ellos, que son muy listos, no sustituyan el chupete por el dedo pulgar, algo que es suyo y que no se lo podemos quitar.

La costumbre de chuparse el dedo para los bebés

El chupete o el dedo para los bebés

La aficción de los bebés por chuparse el dedo es algo que tiene su origen en el vientre materno. Ya en el útero, los bebés empiezan a desarrollar su instinto de succión, que tras el nacimiento lo necesitan para alimentarse y para agarrarse al seno materno. Sumergidos en el líquido amniótico los bebés descubren una sensación placentera cuando introducen su pulgar en la boca. Y es que a mi por ejemplo, me resultó impresionante ver a mi primer hijo chupándose el dedo en una ecografía, lo mismo que me ocurrió después con mi segundo bebé cuando le descubrimos frotándose los ojos al verle a las 20 semanas de embarazo.

La costumbre de chuparse el dedo es un hábito muy extendido que practica aproximadamente entre el 60 y el 80 por ciento de los bebés. Resulta extremadamente tierno ver a los bebés chuparse el dedo cuando sus mofletes se hinchan y rebosan paz y tranquilidad, calmados y seguros con su pulgar en la boca. Esta sensación de estabilidad que genera tener el dedo en la boca, que les ayuda cuando tienen hambre o cuando tienen sueño, es la razón por la que muchos padres consienten el hábito, sin ser conscientes de que, en algunos casos, esto se puede convertir en algo perjudicial para la salud del niño cuando crece.

La diferencia entre los modernos sistemas anatómicos de los chupetes y el dedo se basa sobre todo en la presión que ejerce el dedo contra el paladar y los dientes, que es capaz de crear malformaciones en la boca. Así, cuando un bebé no pierde el hábito de chuparse el dedo con los años, suele intensificar la presión que ejerce y generar una malformación en los dientes, (éstos pueden crecer muy separados y hacia afuera) y daños en la estructura de la boca, que puede dar lugar a un problema de logopedia.

Por este motivo, los expertos recomiendan el uso del chupete para evitar que los bebés se chupen el dedo. Y además, aconsejan que el uso del chupete empiece a eliminarse a partir del año de vida y no se prolongue más allá de los 18 meses para evitar que el hábito se convierta en un vicio y sustituyan el chupete por el dedo para calmar sus estados de estrés y ansiedad. Para quitar el chupete a los bebés es importante empezar a hacerlo a ratos durante el día, dejándolo al principio sólo para dormir. A mi este sistema me ha dado muy bien resultado con mis hijos. Más adelante, es importante que el bebé vaya aprendiendo a conciliar el sueño sin chupete, eligiendo muy bien el momento en que vamos a prescindir de él, es decir, cuando veamos que el bebé está tranquilo y relajado.

Cuando los niños son ya más mayores y tienen el hábito de chuparse el dedo muy arraigado, se puede probar a poner guantes a los niños y si han deformado su paladar o sus dientes existen correctores dentales para solucionar el problema de las malformaciones de la boca. 

Marisol Nuevo

Fotos a bebés dormilones

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud