10 cosas que tu bebé nunca debe compartir

  • compartidos

Compartir es uno de los aprendizajes más complicados e incomprensibles para el niño. El sentido de la propiedad y la fase egocéntrica impiden comprender al niño -y a muchos adultos que conozco- qué ganan con ello.

Los padres insistimos mucho en esta enseñanza, sin embargo, hay ciertos elementos que nunca debe compartir el niño, y es que haciéndolo, está poniendo en riesgo su salud. Si eres tan escrupulosa como yo y quieres mantener a raya a virus y bacterias, considera que tu hijo se vuelva egoísta con ciertos objetos.

Objetos cotidianos que nunca deben compartir los niños

Este divertido vídeo muestra como dos bebés se pelean por un chupete. El preciado objeto pasa de uno a otro mientras se suceden los arañazos, tirones de oreja o dedos en los ojos y todo... ¡por un objeto que no debe compartirse!

Hay madres que limpian el chupete de su bebé con su propia boca, hermanos que comparten cepillos de dientes y peines sin dueño que pasan en una familia de cabeza en cabeza, sin embargo, antes de seguir haciéndolo, deberías considerar esto: 

1. Chupete: está en contacto directo con la saliva del niño, por lo tanto, porta todos los virus que pueden transmitirse por contacto directo. Si un bebé está acatarrado y usa el chupete de otro, el contagio es irremediable.

2. Biberón o botellas de agua: la tetina o el morro de la botella están en contacto directo con los gérmenes, bacterias o virus presentes en la boca. Muchas veces no podemos proteger a los niños porque pueden estar con otros que están incubando algo y un simple estornudo les contagia, pero es importante no compartir estos objetos y también lavarlos con frecuencia para evitar virus en la medida de lo posible.

3. Cepillo de dientes: no sólo es un hábito anti-higiénico, además hay razones médicas para no compartir cepillo. Entre las cerdas se pueden encontrar bacterias, gérmenes y restos de sangre de las encías. Además, la bacteria que causa la caries también puede contagiarse al compartir el cepillo.

Cosas que no se comparten

4. Peine: en la infancia el contagio por piojos es algo muy común. No es de extrañar que el niño venga del colegio o del campamento con la cabeza llena de estos molestos bichos. Para evitar el contagio en casa, es importante que cada miembro de la familia tenga su propio peine, así evitamos que algún pasajero inesperado pase de cabeza a cabeza por esta vía.

5. Gorras: sucede igual que con los peines, si el niño está infestado y usa gorros o sombreros es posible que otro pueda contagiarse si se los pone.

6. Toalla: cada miembro de la familia ha de tener su propia toalla, ya que en ella pueden quedar atrapados hongos, gérmenes y virus. A través de ellas puede contagiarse por ejemplo la conjuntivitis o incluso hongos

7. Esponja: son objetos que difícilmente se terminan secando, debido a su poder de absorción y a su uso frecuente. A través de ellas puede contagiarse enfermedades como los hongos e incluso la tiña.

8. Cortaúñas: los niños y los bebés descubren el mundo a través del tacto. No tienen escrúpulos en coger cualquier cosa del suelo, tocarla e incluso a veces, chuparla. Entre las uñas, por tanto, pueden quedar atrapadas bacterias. Conviene siempre lavarlos después de su uso o mejor aun, disponer de uno para cada persona.

9. Jabón: es preferible utilizar dosificador ya que en las pastillas de jabón quedan microorganismos después de su uso, que van desde las bacterias a los virus. Si te fijas, en los hospitales los jabones son antibacterianos y se presentan en dosificadores.

10. Objeto de apego: son los peluches, mantas o juguetes personales del niño. Son los más difíciles de compartir porque son su bien más preciado, pero además con ellos van mucosidades y saliva del niño e incluso piojos en el caso de los peluches. 

9 ideas de juguetes que cuestan muy poco dinero

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud