Soluciones para la alimentación de los niños

  • compartidos

Preparar comidas y cenas para toda la familia es una tarea cada vez más compartida por las parejas, pero aunque entre dos se lleva mejor requiere mucho esfuerzo y planificación, ya que además de cocinar también hay que ir a comprar, empaquetar, congelar, planificar los menús de la semana y cocinar las recetas que nos vamos a comer. 

Hasta aquí, todo va bien. Es lo que hay que hacer, nos gusta comer, nuestra salud depende de los alimentos que nos llevamos a la boca y cada vez tenemos un mayor conocimiento de nutrición para evitar la obesidad, la hipertensión y la diabetes. Además, en la mayoría de las ocasiones, todos nos chupamos los dedos degustando sabores deliciosos y disfrutamos de la charla en familia alrededor de una buena mesa. El problema viene cuando tenemos en casa un niño que no come de todo. 

Qué hacer con los niños que solo comen lo que les gusta

Niña no quiere comer

Si cuando llega la comida a la mesa rechaza todo lo que lleva algo de verde, empieza a quitar el pimiento o a separar los guisantes de la ensaladilla, la paciencia de los padres se pone a prueba. No obstante, seguramente algunos padres estén pensando que podría ser mucho peor, ya que no hay forma de que sus hijos prueben nuevos platos, se niegan a comer lo que come el resto de la familia y para evitar que se quede sin comer o sin cenar, siempre se le hace algo que le guste.

Y es que no se puede vivir sólo de pan, patatas fritas, arroz, hamburguesas, filetes empanados y salsa de tomate. Las frutas, las verduras, las legumbres y el pescado también tienen que formar parte de su alimentación. Para acostumbrar a estos niños a comer de todo es imprescindible poner en marcha una serie de estrategias de nutrinanny. Algo que ha hecho la nutricionista Lucía Bultó en su libro Los consejos de Nutrinanny. Las soluciones que funcionan para la alimentación de los niños

Para cambiar los hábitos de los 'comedores selectivos', como esta nutricionista llama a estos niños, lo primero que tienen que tener claro los padres es que comer sólo unos alimentos determinados puede acarrear consecuencias negativas para la salud, ya que una dieta variada es lo que el niño necesita para su correcto desarrollo. Por tanto, se deben combinar los alimentos que no le gustan con los que sean de su agrado, por ejemplo, arroz con salsa de tomate y pescado, evitando llenar el plato hasta los bordes, pactando con él la cantidad mínima de lo que tiene que comer de lo que no le gusta. 

Hablarle de las ventajas de este cambio en su alimentación también es importante. Ningún alimento por si solo aporta todos los nutrientes que necesitamos. Comer variado le puede reportar beneficios sociales a la hora de ir a un restaurante o al ir a comer a casa de sus amigos, a parte de las innumerables ventajas que supone para su salud, para su peso y talla, para su piel o su pelo

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil

Dibujos de frutas para colorear con los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud