Soja para la alimentación de los niños

  • compartidos

¿Alimentas a tus hijos con soja? Esta legumbre está cada vez más presente en la vida y en la gastronomía de los occidentales, y actualmente muchas marcas se han lanzado a comercializar productos como zumos, leche, batidos, yogures o galletas que incluyen la soja en su composición y que la hacen más accesible incluso a la dieta de los niños. Pero, ¿qué tiene la soja para que sea tan recomendable?

La soja es un alimento muy equilibrado que destaca por su elevado contenido en proteínas de alta calidad y aporta 8 de los 9 aminoácidos esenciales para el organismo, incluso en mayor cantidad que algunas carnes. Además, es una fuente natural muy importante de ácidos grasos omega-3 y omega-6, fitosteroles e isoflavonas.

Beneficios de la soja para los niños

niña come yogur

Pero, ¿qué sabemos de la soja? Esta legumbre, originaria de Asia, está de moda en la sociedad occidental como sinónimo de salud. Basándose en las virtudes de esta leguminosa, se están diseñando todo tipo de productos desde probióticos a complementos dietéticos. Al ser rica en vitaminas, fibra y una fuente muy importante de ácidos grasos, lecitina y fitoestrógenos –como las famosas isoflavonas–, son muchos los estudios que señalan que tiene efectos preventivos sobre la salud cardiovascular, el control de la obesidad e incluso para prevenir determinados tipos de cáncer. Es más, el Informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) dice que “el consumo de productos de soja está correlacionado con la mejora de los problemas asociados con la menopausia y la incidencia de enfermedades crónicas, como aterosclerosis, osteoporosis y ciertos tipos de cáncer”.

Durante miles de años, los orientales se han alimentado con soja como fuente principal de proteínas, en combinación con otros alimentos. Su valor nutritivo y energético es indiscutible. Su elevado contenido en proteínas, superior al de la carne, hace de ella una fuente proteica vegetal de gran interés dietético y nutricional. Además, la soja es junto con el huevo y el sésamo, uno de los alimentos más ricos en lecitina –imprescindible para reparar las paredes de las células–. En comparación con el resto de legumbres, la soja aporta mayor cantidad de calcio, hierro, yodo, magnesio, potasio y fósforo, además de ácido fólico y otras vitaminas como B1, B2, B3 y B6.

En relación a los niños, lo más interesante es que al ser rica en calcio –con un contenido muy cercano al de la leche de vaca– contribuye al crecimiento óseo durante la infancia y reduce la tendencia a la desmineralización del hueso. Así mismo, es un buen sustituto para los lactantes y niños que padecen intolerancia a la lactosa.

Por tanto, la soja es un buen recurso para complementar la alimentación y lograr una dieta variada, completa y nutricionalmente adecuada. Debe considerarse como parte de la alimentación y no como un elemento básico de la misma en niños mayores de 5 años. Con respecto a los niños menores de 5 años, especialmente los lactantes intolerantes a la lactosa, se aconseja recurrir a las indicaciones de un profesional médico para establecer el equilibrio nutricional que necesita el niño en su dieta diaria.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

Dibujos para colorear de comidas y alimentos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud