Nutrición infantil. Comer sano es divertido, la obesidad infantil no

  • compartidos

¿Cuál crees que es una de las grandes epidemas del siglo XXI? La gripe, SIDA, poliomelitis, viruela son algunas pandemias que afectan a niños y adultos de forma dramática en algunos lugares del mundo. Sin embargo, hay una epidemia que está creciendo día a día, de forma silenciosa pero constante. Está en el colegio de nuestros hijos, en nuestros vecindarios, en nuestra familia... ¡Es la obesidad! Un problema que afecta a personas de cualquier condición y edad pero que está resultando dramática en la infancia.

La obesidad infantil crece día a día

La obesidad en la infancia

El 28 de Mayo se celebra en España el Día Mundial de la Nutrición y el lema escogido para este año 2014 es 'Comer sano es divertido, la obesidad infantil no'. Resulta irónico pensar cómo en la mitad del planeta millones de niños están desnutridos y no tienen alimentos que llevarse a la boca mientras en la otra mitad la obesidad infantil crece de forma desproporcionada. Nosotros que tenemos la opción de comer sano tenemos suerte. La comida puede ser muy divertida, completa, nutritiva y sana a la vez.

La pregunta que surge es ¿por qué hay cada vez más niños obesos? La respuesta es fácil:

- malos hábitos alimentarios

- poco ejercicio físico

Los málos hábitos en la dieta de los niños vienen impulsados en ocasiones porque los padres, con poco tiempo libre, recurren a la comida rápida y precocinada. Además, a veces no se pone freno a los niños que consumen muchas grasas, snacks, chucherías y pican entre horas. Todo eso unido al hecho de la poca actividad física en beneficio de una vída más sedentaria frente al televisor o los videojuegos hacen una cóctel explosivo y el resultado es: niños obesos.  

¿Cómo podemos los padres poner freno a la obesidad infantil? 

- Primero es importante conocer las consecuencias que puede traer a nuestros hijos: problemas de huesos, alteraciones del sueño, hipertensión, colesterol, pubertad precoz en niñas, cansancio, depresión, baja autoestima, discriminación y aislamientos social, son sólo algunos efectos de la obesidad.

- Controlar el peso de nuestros hijos es importante para saber si está en su peso ideal, tiene sobrepeso o está bajo de peso. Según el resultado, podremos actuar en consecuencia.

- Asegurarnos que nuestros hijos hacen ejercicio físico.

- Educarles para comer mejor: no tener tiempo no es excusa para comer siempre comida rápida. Hay muchas recetas que se pueden elaborar en poco tiempo y que son sanas y nutritivas.

- Introducir en la dieta de los niños más verduras, vegetales y frutas.

- Dar ejemplo a nuestros hijos es fundamental. Si nos ven constantemente con una bolsas de snacks, comiendo bollería industrial o picando a deshoras, será difícil enseñarles que ellos no han de hacerlo.

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud