Por qué los niños tienen que tomar leche entera y no desnatada

  • compartidos

El sobrepeso en la infancia es un problema que crece día a día. La OMS y las autoridades sanitarias alertan sobre ello, y esto hace que muchos padres opten por alimentar a sus hijos con productos bajos en grasas como la leche desnatada.

Sin embargo, a no ser que el niño sufra un trastorno de obesidad y el endocrino elabore una dieta baja en grasa que incluya leche desnatada, los niños han de tomar leche entera. ¿Quieres saber por qué?

¿Leche entera o leche desnatada para los niños?

Leche entera para niños

¿Qué diferencias hay entre los distintos tipos de leche? Principalmente la grasa: la leche entera tiene un contenido graso del 4%, la semidesnadada del 1.8% y la desnatada menor del 0.3% aproximadamente. Muchos padres piensan erróneamente que cambiar el tipo de leche beneficiará a la salud de sus hijos puesto que no necesitan tanta grasa, sin embargo, no saben que junto con la grasa están eliminando otros compuestos altamente beneficiosos para la salud: las vitaminas.

Y no sólo esto, un estudio realizado por el Doctor Johathon Maguire realizó en Toronto (Canadá) publicado en el American Journal of Clinical Nutrition expuso ciertos hallazgos relacionados con el tipo de leche que beben los niños. Para el estudio se analizó los hábitos alimenticios relacionados con la leche de 2745 niños sanos entre los 12 meses y los 6 años de edad. Se evidenció que el consumo de leche entera entre niños sanos se asociaba con mayores reservas de vitamina D y un menor Índice de Masa Corporal, es decir, lejos de lo que piensan muchos padres, los niños eran más propensos a tener baja grasa corporal.

Se demostró que 1 taza de leche entera tiene el mismo efecto en los niveles de vitamina D de los niños que 3 tazas de leche desnatada. Por lo tanto, la entera tiene más beneficios generales para la salud. Y es que, la diferencia entre la leche entera y la desnatada no sólo es la grasa, sino también las vitaminas A, D y E presentes en la primera. A mayor consumo de leche entera, mayor ingesta de vitaminas.

Por lo tanto, la leche más recomendable durante la etapa infantil es la entera para aquellos niños que no tengan que modificar su dieta por motivos de sobrepeso. No es hasta la adolescencia cuando el niño ya puede comenzar a tomar leche desnatada o semidesnatada.

La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud