Hamburguesas y salchichas procesadas, declaradas cancerígenas

  • compartidos

Hamburguesas, salchichas, jamón, butifarra, bacon, chistorra, morcilla... todos ellos pasan a la lista negra de los alimentos cancerígenos. La OMS les ha declarado como productos carcinogénicos para humanos, es decir, alimentos que aumentan el riesgo de padecer cáncer. 

Todos estos alimentos forman parte del grupo de carnes procesadas, y muchos de ellos se incluyen en el menú semanal de muchísimos niños. Pero, ¿de verdad es tan peligroso comer este tipo de carnes todas las semanas? 

El peligro de cáncer está en las carnes procesadas

Niño come hamburguesa

El problema no está en la carne en sí, sino en el proceso que se sigue para conseguir las salchichas, las hamburguesas o la chistorra. Por carne procesada se entiende todos los productos elaborados a base de carne, grasas o vísceras  (bien sean ave, cerdo, bovino o mezcla de todas ellas), adicionadas con aditivos y conservantes

En este selecto grupo de alimentos cárnicos procesados que aumentan el riesgo de cáncer, se encuentran algunos de los favoritos de los niños: salchichas, hamburguesas y jamón. 

Un grupo de 22 científicos de diez países diferentes (que forman parte de la Agencia para la Investigación del Cáncer, de la ONU), han llegado a esta conclusión: tomar de forma frecuente este tipo de alimentos es tan peligroso como fumar o respirar aire contaminado. Así que a partir de ahora, se incluyen en la lista de productos cancerígenos, junto con el plutonio, el humo del tabaco y la contaminación.

Qué tipo de cáncer provoca el consumo de carnes procesadas

Salchichas, hamburguesas y bacon procesado puede estar detrás del aumento de casos de cáncer colorrectal en todo el mundo. De hecho, el estudio de estos científicos ha encontrado una relación directa entre el consumo de estas carnes y el cáncer colorrectal en 12 de los 18 casos analizados con población general en Europa, Japón y Estados Unidos. Bastante evidente, ¿verdad?

Sin embargo, todo depende de la cantidad de carne procesada que se consuma. Si se come de forma esporádica, no existe apenas riesgo. Los científicos que han elaborado este estudio, determinan que cada 50 gramos de carne procesada que se consume, aumenta en un 18% el riesgo de padecer cáncer.  Sobre las carnes rojas de momento, no se pronuncian.

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud