El tamaño de las raciones de los niños

  • compartidos

¿Comemos ahora más que antes? La respuesta es sí, un sí rotundo porque tanto niños como adultos hemos aumentado peligrosamente el tamaño de nuestras raciones y la ingesta de comida diaria, lo que está repercutiendo en el aumento del índice de masa corporal de la población en general, que está dando lugar a sobrepeso y obesidad en niños y adultos.

Pero, ¿cuántas calorías debe consumir un niño? ¿cómo deben ser sus raciones? Esta es la pregunta que nos hacemos todos los padres en relación a la edad de los niños. 

Mi niño no me come

Niña come verduras

Los pediatras se quejan de que la frase "mi niño no me come" es una de las que más escuchan en sus consultas y, en la mayoría de los casos, es preciso educar a los padres y a las madres para que entiendan que su hijo está comiendo lo que su cuerpo necesita. Es precisamente él, el niño, el que está escuchando a su cuerpo para darle las calorías que precisa en su justa medida. 

Y es que con la comida, la sociedad ha perdido el norte. Precisamente, en el Día Mundial de la Alimentación, se quiere llamar la atención sobre cómo ha aumentado el tamaño de las raciones y explicar cómo incide el tamaño del plato en nuestro peso corporal, al tiempo que se proponen sugerencias prácticas para consumir las calorías justas y alertar sobre la calidad nutricional de los alimentos que comemos.

Según los últimos estudios sobre alimentación, el tamaño de las raciones y su aporte calórico han aumentado de manera notable en los últimos 20 años. Pero lo más interesante es que el ejercicio físico necesario para compensar ese aumento en las calorías en lugar de incrementarse, se ha reducido. Lo que quiere decir que consumimos muchas más calorías que las que gastamos. Nuestro gasto energético se ha reducido de forma alarmante con el paso de los años y, en concreto, España se ha convertido en uno de los países más sedentarios de la Unión Europea. 

El tamaño del plato principal ha aumentado de forma general un 69,2 por ciento. Este dato tiene como consecuencia que la alimentación excesiva en las sociedades occidentales se deba, en parte, al gran tamaño de las raciones que ya se aceptado como norma. En general, las raciones y las calorías que los restaurantes y los establecimientos de comida para llevar ofrecen en un menú superan a menudo las necesidades energéticas de todo el día de una persona.

Por este motivo, la recomendación del Instituto de Salud de Estados Unidos sugiere, entre otras interesantes recomendaciones, 'utilizar platos pequeños para servir las raciones'. Estas recomendaciones deben tenerse todavía más presentes en el caso de la población infantil. Los niños deben consumir las calorías justas en relación a su edad y a su etapa del crecimiento, teniendo en cuenta su nivel de actividad física. Potenciar la práctica deportiva y mantener el peso ideal durante la infancia son las mejores recomendaciones para prevenir la obesidad, la diabetes y los trastornos cardiovasculares en la edad adulta. 

¿Qué es una ración para los niños?

Pan, pasta, cereales: una ración es una rebanada de pan, dos galletas, media taza de cereales, de pasta o de arroz cocidos.

Frutas y verduras: es una manzana, una pera, un tomate, media taza de cerezas o fresones, media taza de verdura cocida, una taza de lechuga... 

Lácteos: una ración es un yogur o un vasito mediano de leche o 30 g de queso o 50 g de requesón. 

Carnes, pescados, huevos, legumbres, nueces: es 100 g de pescado o carne, un huevo, medio tazón de legumbres cocidas, 30 g de nueces. 

Bollería, nata, pastelería, mantequilla: deben tomarse muy de vez en cuando y con moderación. 

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

Dibujos para colorear de comidas y alimentos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud