4 de cada 10 niños desayunan solos

  • compartidos

Sí, cuesta que se levanten. A los niños no les suele gustar madrugar. Por eso, ya desde primera hora, el ir al colegio se convierte en una carrera contrarreloj. Hay que levantarse, lavarse la cara, vestirse y claro, queda desayunar. Así que los padres al final no nos complicamos la vida y terminamos preguntando al niño: '¿qué quieres?', en vez de decir: 'este es tu desayuno'.

Luego nos ponemos a terminar lo que dejamos sin hacer, y aprovechamos para dejarles solos desayunando, mientras gritamos cada tres minutos... ¿Has terminado?.... ¡vengaaa!

Cómo es el desayuno de nuestros hijos

Niño desayuna cereales

Al final, los niños desayunan lo que quieren, y no suele ser una tostada de pan integral con aceite de oliva y tomate, un zumo de naranja y un huevo. Suelen ser cereales o un bollo, rápido de comer y apetecible. Además, desayunan solos, y con la televisión puesta

Son datos de un estudio efectuado por pediatras y nutricionistas (Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas y la Sociedad Española de Pediatría Social) sobre los hábitos de desayuno de los niños españoles, en donde se reflejan datos realmente preocupantes. Por ejemplo: 

- Un 8% de los niños mayores de 6 años no desayuna a diario (lo que perjudica en su desarrollo físico y en su rendimiento escolar). 

- La crisis económica hace que las familias cambien sus hábitos de alimentación en el desayuno (empobreciendo el menú de la comida más importante del día).

- 3 de cada 10 niños consumen una pieza de bollería en el desayuno a diario (la mayoría, bollería industrial).

- Sólo 4 de cada 10 niños, incluyen fruta en su desayuno.

Muchos padres dan más importancia a que el desayuno de su hijo sea divertido y sencillo que saludable. La razón: con la primera opción, terminan antes. 

Cómo debería ser el desayuno de los niños

1. Siempre, acompañado. Si dejas que el niño desayune solo, terminará comiendo lo que él quiera y además restará importancia a la comida más importante del día. Si desayuna acompañado por su padre o por su madre, irá incorporando a su desayuno alimentos más equilibrados. 

2. Fruta en el desayuno. La mejor forma de comer fruta es entera, pero las prisas nos llevan a buscar una opción más rápida. No hay excusas: Un zumo de naranja recién exprimido, le aportará fibra y vitamina C sin tener que sufrir por el reloj. 

3. Mejor pan con aceite de oliva o con margarina que los cereales. ¿Por qué? Porque los cereales procesados suelen exceder la cantidad de azúcar recomendada. El pan con margarina y mermelada, o con aceite de oliva, le aportan cereales y además vitaminas y grasas esenciales para el crecimiento.

4. No te olvides de los lácteos. Un vaso de leche o un yogur. Recuerda que los niños necesitan más calcio que los adultos. 

5. Sin tantas prisas. Es un poco utopía, cierto, pero siempre que se pueda, es preferible darle un poco más de tiempo al desayuno. Si es necesario, habrá que levantarse antes. 

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud