Yemas de Santa Teresa para cocinar con niños

  • compartidos

El día 15 de octubre se celebra en España la fiesta de Santa Teresa, patrona de Ávila. Esta pequeña ciudad castellana atrae cada año a millones de turistas, que no pueden resistirse al encanto medieval de la ciudad y a su sabrosa gastronomía. Una de las recetas típicas de la región son las Yemas de Santa Teresa, perfectos para celebrar esta fiesta porque son un postre muy dulce que encantará a los niños. Continúa la tradición cocinando esta receta con tus hijos, y ambos lo difrutaréis.

Un dulce de padres a hijos

Receta de Yemas de Santa teresa para niños

Cuenta además con variadas actividades para los peques en las que aprenderán la importancia de conocer las distintas culturas y respetarlas. Entre espadas de madera, dulces árabes y vestidos de princesa, la diversión está garantizada. Ávila ha conservado su casco antiguo casi intacto durante siglos, por eso causa mucha impresión a sus visitantes. Recuerdo que las excursiones del colegio hacían que me sintiera transportada a otra época, y nuestros hijos seguirán disfrutando de esa sensación gracias que fue declarada Patrimonio de la Humanidad. Eso sí, después de correr junto a sus famosas murallas (que se remontan nada menos que al S. XI) lo que más le apetecerá a tu hijo será sentarse a disfrutar de uno de los dulces más conocidos de la gastronomía castellana: las yemas de Santa Teresa.

Un delicioso postre cuyo nombre remite a la patrona de la ciudad, Santa Teresa de Jesús, religiosa nacida en Ávila el S.XVI y cuya figura se sigue homenajeando en las fiestas que se celebran la semana del 15 de octubre. El postre que lleva su nombre, también conocido como yemas de Ávila, tiene como principal ingrediente la yema de huevo, acompañado de un almíbar que se realiza con azúcar, limón y canela. Ideal para los niños más golosos, les encantan porque son muy dulces y blanditas. Además es una receta ideal para cocinar en familia, dejando que sean ellos quienes den forma a las bolitas de masa, pero claro, con cuidado de dejar que lo que va al fuego lo hagamos los padres.

El origen de este postre se asocia popularmente a una pastelería de la ciudad llamada 'Flor de Castilla', que comenzó a elaborarlo hace nada menos que ¡151 años!. A lo largo de generaciones la receta se transmitió en secreto de padres a hijos, por lo que enseñársela a los nuestros es una bonita forma de seguir con esta tradición repostera. Eso sí, debido al alto índice de calorías y grasa que poseen las yemas de huevo, sobre todo en conjunto con el azúcar, hace que no sea recomendable abusar de ella, lo mejor, como siempre, es que los niños consuman dulces con moderación. Lo mejor para celebrar el día de Santa Teresa es disfrutar en la cocina con nuestros hijos, enseñarles el valor del esfuerzo y darles a conocer un postre tradicional con esta receta familiar.

Teresa Guerra. Redactora de Guía Infantil

Educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud