Cuando el bebé está preparado para comer con las manos

  • compartidos

El comer con las manos puede ser una experiencia maravillosa para el bebé y, además, muy beneficiosa. Coger un trocito de la comida y meterlo en la boca, es un aprendizaje estimulante para los más pequeños.

Muchos padres no permiten o no están de acuerdo con eso, sin embargo, no saben lo que se pierden. No solo es bueno que los bebés sientan la textura de los alimentos, como que también estarán estimulando otros aprendizajes. En Guiainfantil.com te contamos cuáles.

Cómo los bebés pueden empezar a comer con las manos

Cuando el bebé puede empezar a comer con las manos

¡Guisantes! cuando yo le decía a mi hija que íbamos a comer guisantes, era una fiesta en mi casa. Hoy, no puede ni verlos, pero cuando ella era todavía un bebé y empezaba a probar los trocitos de comida, usando sus manitas, le encantaba.

Por lo general, los bebés empiezan a comer sólidos en forma de papillas y purés, entre los 7 y los 9 meses de edad. A esta edad, yo sentía que mi hija pedía comer con las manos, es decir, que estaba preparada para ello. Cada niño es un mundo y solo los padres pueden saber cuando ha llegado la hora de que su bebé aprenda algo más.

Sea como fuere, dejar que los bebés coman con las manos tiene múltiples beneficios: 

- Desarrollar y practicar habilidades como el reflejo del agarre (tomar algo entre los dedos índice y pulgar

- Ser más independientes y autónomos a la hora de comer.

- Estimular la coordinación entre sus manos y ojos.

- Es importante para potenciar la adquisición del lenguaje.

Cuando el bebé empieza con los sólidos, estaría bien que le regalaras una cuchara ligera para que aprenda a llevarse los alimentos a la boca. Empezar no es fácil, pero deja que él se divierta con su cuchara, aunque no sepa usarla. Cuando veas que tu pequeño come bien los purés y las papillas, empieza a introducir trocitos de pan, de pollo, de verduras (calabacín, guisantes, patatas…), de frutas (plátano, pera, manzana), de pescado (blanco), etc., a sus comidas, e invítale a cogerlos con sus manos y llevárselos a su boca.

Es importante que el bebé jamás coma solo, que pruebes su comida antes de ofrecerle, y que la textura de los trocitos sea blanda para evitar que él se atragante. Recuerda que el bebé todavía no tiene todos los dientes. Comer con las manos debe ser una experiencia divertida y gratificante para él.

Cómo decorar la comida de los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud