10 mitos sobre las vitaminas en la alimentación de los niños

  • compartidos

'¡Tómate el zumo, que se le van las vitaminas!' ¿Cuántas veces habremos oído o dicho esto. Es una de las frases más típicas entre las madres, ¿verdad? Pero... ¿qué hay de cierto? ¿Será verdad? ¿Cuántas cosas sabemos de las vitaminas? ¿Y cuántas de ellas son ciertas?

Repasamos los principales mitos sobre las vitaminas. Aprende a desterrarlos e incorpora en la dieta de tu hijo las vitaminas de forma correcta. 

Mitos sobre las vitaminas y los niños

Niño con mandarina

1. Hay que tomarse el zumo rápido, que se van las vitaminas. No es así. Las vitaminas pueden conservar todas sus propiedades hasta 12 horas. Lo único que cambia, es el sabor. 

2. Contra el resfriado, toma vitamina C. Durante mucho tiempo se pensó que lo mejor para 'cortar' un resfriado era el consumo de vitamina C. Sin embargo, los últimos estudios refutaron esta afirmación. La vitamina C no evita ni protege contra el resfriado. Eso sí, su consumo diario puede 'suavizar' los efectos del resfriado. Pero sólo eso. El resto, es un mito.

3. Las pastillas ofrecen todas las vitaminas necesarias. No es cierto. Las vitaminas que ofrecen frutas y verduras son insustituibles. Las pastillas no siempre son beneficiosas. Depende de cada organismo y situación. 

4. Las vitaminas engordan. No es cierto. Lo que pasa es que no sacian, sino que por el contrario, hacen que aumente el apetito.

5. Las vitaminas previenen contra el cáncer. No hay aún ningún estudio que haya podido demostrar esto. Se han llevado a cabo infinidad de estudios con la vitamina B, la vitamina C y la vitamina E. En ninguno de estos casos se consiguió reducir el riesgo de cáncer por un aumento de consumo de las vitaminas. 

6. Si doy vitaminas con regularidad a mi hijo, no necesita hacer tanto ejercicio. Las vitaminas no sustituyen los efectos beneficiosos del ejercicio. Es la excusa perfecta de los más perezosos.

7. Hay vitaminas que dan alergia. No hay ningún estudio científico que confirme este dato. En principio, ninguna vitamina natural genera de por sí una alergia. Sin embargo, los suplementos vitamínicos o las vitaminas obtenidas de forma 'artificial' sí pueden generar reacciones alérgicas. 

8. Si no se toman por la mañana, en ayunas, no son efectivas. Esto no es verdad. Las vitaminas pueden consumirse en cualquier momento del día. De hecho, hay vitaminas que se asimilan mejor acompañadas por alimentos con grasa (A, D, E,K).

9. Las vitaminas previenen infartos y problemas de corazón. Otro de los mitos y creencias que los científicos han sido incapaces de demostrar. 

10. Para tomar vitamina C, tienes que tomar cítricos. Los cítricos no son la única fuente de vitamina C. De hecho, sólo cubren el 75% de necesidades diarias de esta vitamina. Las acerolas o las grosellas, el pimiento rojo o el brócoli, ofrece más vitamina C que la naranja. 

Lo que sabemos de las vitaminas y sí es cierto

En total existen 13 vitaminas, algunas se disuelven en agua y deben consumirse a diario, como la vitamina C o la B. El exceso de estas vitaminas se expulsan con la orina. Pero hay otras vitaminas, las liposolubles, que se acumulan en el cuerpo, y un exceso puede generar problemas. Por ejemplo, las vitaminas A, D, E y K. Por eso, en el caso de estas vitaminas, no es necesario consumirlas a diario. Aquí tienes otros datos interesantes sobre las vitaminas: 

- Demasiadas vitaminas no son buenas. Es cierto. Un exceso de vitaminas genera sobredosis vitamínica. Al cuerpo no le da tiempo a asimilarlas todas. Por ejemplo, un exceso de vitamina E, contribuye al envejecimiento de las células. 

- La vitamina D sí es mejor tomarla en pastilla. Es cierto. Sobre todo en países en donde hay menos horas al día de luz solar, los médicos recomiendan dar a los niños un suplemento de vitamina D en forma de pastilla, ya que el cuerpo no consigue captar suficiente vitamina D a través del sol y los alimentos. 

- Hay que tener cuidado con las vitaminas de suplementos 'naturales'. El que las vitaminas provengan de plantas no significa que no puedan ser peligrosas. El exceso de vitaminas es dañino, sea cual sea la fuente. 

- Existen 'superalimentos' que nos aportan una gran cantidad de vitaminas de forma equilibrada. Por ejemplo, las manzanas, los espárragos, arándanos, brócoli, chocolate negro, quinua o col rizada, entre otros.

- La vitamina C ayuda a quemar grasas. Es un buen suplemento para deportistas y personas que hacen una dieta. 

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud