Contra el abuso infantil hay que denunciar

  • compartidos

Ser padres nunca ha sido una tarea fácil y, en esta sociedad cambiante, que nos impone cada vez más exigencias se ha convertido en un trabajo mucho más complejo. La mayoría de los padres conocemos de forma intuitiva cómo educar y cuidar de nuestros hijos en la mayoría de las situaciones de la vida, pero coincidiendo con el Día Mundial para la Prevención del Abuso del niño, me asaltan grandes dudas.

Luchemos contra el abuso infantil

Niña deprimida

La Convención de los Derechos del Niño, establece en su artículo 19 que es obligación del Estado proteger a los niños de todas las formas de violencia y maltrato por parte de padres, madres o cualquier otra persona dedicada a su cuidado. Sin embargo, este problema sigue presente tanto en las primeras potencias mundiales como en los países en vías de desarrollo, y lo más curioso es que es en el seno de la familia donde más se abusa de los niños donde, según las estadísticas, el padre y la madre representan el más alto nivel de violencia ejercida hacia los niños, seguidos de padrastros, madrastras y otros.

Ante la necesidad de crear mecanismos que prohíban todo tipo de abusos, algunos países, entre ellos Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca, Austria y Chipre, han propuesto reformas dirigidas a prohibir totalmente la violencia infantil en el marco de la Convención de los Derechos del Niño, pero sólo representan el 3 por ciento del total de los países que ratificaron la Convención incialmente.

Establecer reformas legales que prohíban todo tipo de violencia infantil y elaborar políticas claras para prevenir el abuso y el maltrato a los niños es el objetivo fundamental para cambiar la conciencia social. Pero, somos todos y cada uno de nosotros los que debemos hacer un esfuerzo por cambiar y sensibilizarnos aún más ante el maltrato y el abuso infantil. Por eso, creo que es fundamental tener acceso a la información, a la opinión y a las ideas de los profesionales, cuyas respuestas son fundamentales para el bienestar psicológico de nuestros hijos.

Aunque, cada estado define el abuso y la negligencia de menores de una forma particular, la mayoría reconoce cuatro tipos de maltrato infantil o de menores: el abuso físico, la negligencia (abandono o descuido), el abuso sexual y el abuso emocional. Aunque estos tipos de maltrato pueden ocurrir por separado, generalmente ocurren en combinación y no aisladamente. En muchos estados, el abandono y el abuso de sustancias por parte de los padres también son considerados como un tipo de abuso. Denunciarlo es la primera recomendación para acabar con estas situaciones, que ponen en peligro el bienestar de la infancia.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil

Decálogo de los derechos de los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud