Este niño tiene unas malas costumbres

  • compartidos

Escuché una vez, en la sala de espera de una consulta médica, a una abuela decir con alto y buen tono a su hija: "¡Este niño tiene unas malas costumbres!" Ella se refería a su nieto que debería tener unos 5 o 6 años de edad, que desde que había llegado a la consulta no paraba de morderse las uñas, chuparse el dedo y hurgarse la nariz.

Eso, dicho por la boca de una abuela, delante de gente desconocida, no me pareció correcto especialmente porque eso no ayuda en nada al niño a que se quite sus malos hábitos. Sólo le sirve para sentirse con vergüenza y humillado delante de todos allí presentes. Creo que las malas costumbres deben ser corregidas, pero dentro de casa y con el ejemplo.

Cómo corregir las malas costumbres de los niños

Las malas costumbres de los niños

Las malas costumbres se aprenden por la observación e imitación a los amigos, compañeros de colegio, hermanos y padres. El comportamiento así como las acciones de los padres son grandes escuelas para sus hijos. Es muy fácil para un padre decir a su hijo que no diga palabrotas si él, de cada 5 palabras que dice una es de insulto. He tenido un vecino que tenía unos veinte y tantos años y cuando se sentaba a ver la televisión todavía seguía chupándose el dedo pulgar. Del mismo modo hay gente mayor que se muerde hasta las uñas del pie. Los malos hábitos, cuando no corregidos a tiempo, pueden durar toda la vida.

Siempre me ha llamado la atención, cómo hay gente que le encanta hurgarse la nariz cuando está detenida frente al semáforo rojo. ¡Me da un asco! Y cuántas manos aprietas al día de gente en las que las uñas parecen estar enterradas bajo un montón de carne. Es muy fácil para los padres regañar a sus hijos sobre sus malos hábitos, pero si hay padres que siguen fumando delante de ellos, diciendo palabrotas, mordiéndose las uñas, hurgándose la nariz... ¿de qué pueden quejarse?

No olvidemos de que los niños aprenden observando e imitando el comportamiento y las acciones de sus padres. Si no quieres que tu hijo tenga malas costumbres, esté atento y en cuanto detecte alguna, córtala por la raíz, no dejes que se vaya a más. Pero eso sí, dale el ejemplo y lo hagas con mucha paciencia y respeto, de lo contrario los resultados pueden salir totalmente al revés.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com

Decálogo de los derechos de los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud