La higiene de los alimentos puede evitar enfermedades infantiles

  • compartidos

En época de verano y calor, aumentan los casos de gastroenteritis en los bebés, pero en toda época debemosos tener una buena práctica de higiene y manejo de los alimentos, especialmente en la elaboración y almacenamiento de purés o biberones para niños menores de dos años, que son más sensibles a los gérmenes y bacterias. Según la OMS la incidencia más elevada de enfermedades diarreicas ocurre durante la segunda mitad del primer año de vida, que es precisamente cuando se comienza a incorporar o se incrementa la alimentación complementaria del bebé. 

Los alimentos pueden prevenir enfermedades infantiles

Higiene de los alimentos: un hábito para proteger al bebé

Los biberones suponen una de las rutas principales en la trasmisión de patógenos, ya que su limpieza es más difícil que la del resto de la vajilla, es posible que queden restos de alimentos en su paredes o tetina.

Es frecuente que los purés caseros fermenten con la exposición al calor, o se vean alterados por no tener una correcta higiene, los alimentos fermentados aumentan el riesgo de contaminación microbiológica, que es una de las causas desencadenantes de la diarrea infantil, para lo que conviene seguir y poner en práctica las medidas higiénicas oportunas.

- Aunque sea bastante obvio decirlo, es fundamental el empleo de agua potable para el lavado y elaboración de los alimentos del bebé. Si estamos de viaje, siempre debemos emplear agua embotellada.

- Para preparar los biberones, no debemos emplear agua almacenada de varios días, aunque sea mineral (debemos desechar el agua sobrante una vez abierta, si no ha sido empleada en el día).

- Debemos lavar concienzudamente tetinas y biberones, así como la vajilla o los recipientes donde se vayan a preparar o depositar los alimentos para nuestro bebé. El uso del lavavajillas, que emplea agua a altas temperaturas, es estupendo para lograr una buena desinfección.

- Utilizar utensilios limpios para preparar y servir los alimentos.

- Cuidar el buen estado de los alimentos y el correcto lavado de verduras, hortalizas y frutas.

- Debemos lavarnos las manos antes de elaborar los alimentos y ofrecérselos para comer al bebé.

- Guardemos de forma segura los alimentos cocinados, sirviéndolos al poco tiempo de su preparación o almacenándolos cuanto antes a temperaturas frías.

- Evitar recalentar o romper la temperatura de los alimentos bruscamente.

- No exponer los alimentos al sol o al calor.

Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud