La lactancia materna se convierte en un recurso poco utilizado

  • compartidos

Hoy en día en muy común cruzarte, en plena calle, en un parque o en un supermercado, con alguna madre dando el pecho a su bebé. Más que un gesto bonito y tierno, me parece una decisión muy consciente y responsable por parte de la madre. Da igual el lugar, lo importante es que no falte leche a su bebé, que la leche materna sea un recurso bien aprovechado, y que el bebé esté mejor alimentado.

Aunque nos crucemos con este tipo de escenas, pienso que cada día son más las mujeres que no siguen las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, que pide por lo menos 6 meses de amamantamiento exclusivamente materno, para el bebé. Sólo un 25% de los bebés con menos de 6 meses de vida, toma sólo leche materna. Me pregunto por qué la lactancia materna se está convirtiendo en un recurso muy poco utilizado y valorado. Por un lado está el factor estética. A la madre le entra el pánico solo de pensar que puede quedarse con los pechos caídos. Por otro, está la falta de paciencia y de persistencia. El amamantar, como cualquier otra medida, requiere tiempo y práctica. No se puede desistir a la primera. Además, orientación en cuanto a la mejor forma de dar el pecho, no falta. Y aparte de todo eso, se encuentra el factor tiempo. El no tener

Cómo dar el pecho al bebé

tiempo ya se convirtió en la excusa perfecta para no hacer muchas cosas. Muchas guarderías ya se encuentran suficientemente preparadas para alimentar a los bebés con la leche de sus madres. Creo que si una madre decide no amamantar por algunas de estas razones, es porque le falta algo de consciencia o de conocimiento. Los beneficios nutricionales, de crecimiento y de desarrollo de la leche materna para el bebé, son enormes. Les hace menos vulnerables a las enfermedades, e incluso representa un ahorro económico para la familia. Comprar leche, biberones, así como tener otros gastos que supone recurrir a las fórmulas sustitutivas de la leche materna, cuesta, y mucho. Reconozco que amamantar o no a su hijo es una opción y una decisión personal y un derecho de cada madre. Por una o por otra opción, ella no será mejor o peor madre. Sin embargo, también reconozco que no solo la salud del bebé gana con la leche materna. La madre también sale favorecida. Bueno, los dos. La relación madre-hijo, se hace mucho más cercana porque la madre no solo comparte leche con su hijo, pero también tiempo, emociones, y comunicación. Vilma Medina. Editora de GuiaInfantil.com

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud