Cuando el niño tiene asma

  • compartidos

Los pediatras piden una mayor conciencia a los padres sobre la necesidad de controlar mejor el asma de sus hijos, para evitar que esta enfermedad, así como sus síntomas y consecuencias, representen riesgos para la salud de los pequeños. 

Una consulta y un diagnóstico médico son importantes y necesarios para que el niño pueda recibir un tratamiento adecuado y así llevar una vida normal como los demás niños.

Cómo se trata el asma en los niños

Niño con mascarillas

Un posible tratamiento de asma se hacen necesarios cuando el niño:

- Presenta tos recurrente, especialmente por la noche, y acompañada de pitidos en el pecho y dificultad para respirar;

- Presenta dificultad para respirar y sibilancia en el pecho durante o después de practicar ejercicios físicos. Aproximadamente un 85 por ciento de los niños tiene este problema;

- Es particularmente sensible a los animales, polvo casero, polen, moho y humo de tabaco;

- Está predispuesto a padecer el asma por factores hereditarios;

- Presenta constantes cuadros gripales y de infecciones respiratorias tales como bronquitis, neumonía, etc.;

- Presenta alteración respiratoria debido a los cambios bruscos de temperatura, particularmente en temperaturas frías;

- Muestra respiraciones rápidas y profundas durante una respuesta emocional.

Para que el niño asmático consiga disfrutar de una buena salud, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), recomienda que haya cooperación entre el paciente y su médico, que se identifique y reduzca la exposición de los niños a los factores de riesgo; que se valoren, traten y monitoricen el asma; y que se sepa manejar ante una crisis de asma.

Además, cada paciente debe tener un tratamiento personalizado por escrito, tomar los medicamentos prescritos por el médico, conocer y evitar los factores que puedan desencadenar la crisis de asma.

La educación sobre el asma y su tratamiento se deben realizar a todos los niveles. Los padres, por ejemplo, deben asegurar que sus hijos, incluso los que sufren de asma, lleven una vida saludable, sin estar expuestos a desencadenantes como el humo del tabaco, etc. Si tu hijo es asmático y quieres saber si su cuadro médico está bajo control, existen algunas situaciones que podrán confirmar este estado:

- El niño no tiene síntomas de asma como tos por las mañanas, al correr o practicar un ejercicio físico constante;

- El niño duerme bien sin despertarse por las noches;

- El niño no necesita utilizar medicación de alivio como broncodilatadores u otros;

- El niño no presenta ningún ataque o crisis de asma;

- El niño puede realizar actividades deportivas y de tiempo libre, sin limitaciones.

Los pediatras son los únicos que pueden diagnosticar el asma. Sólo él podrá identificar las causas del asma, es decir, si es fruto de una alergia, o de las reacciones a los cambios de temperatura, etc., y determinar el tratamiento adecuado. Por eso es muy importante que siempre se consulte con el médico cuando el niño presente algún síntoma.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com

Matronatación paso a paso. Mamá y bebé nadan juntos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud