Niños, ¡hoy todo vale!

  • compartidos

A muchos padres nos duele la boca de tanto decir "no" a los hijos y, aunque reconozco que es necesario decir este fatídico monosílabo, también tenemos que tener en cuenta que nuestros hijos necesitan escuchar algún "sí" o un "bueno, vale". Es importante que hagamos ciertas concesiones a los hijos, para que no sucumban ante el desánimo, la tristeza o la represión constante de sus deseos.

Un día para que los niños hagan lo que quieran

niña come tarta de chocolate

Personalmente, he visto la necesidad de otorgar algún privilegio especial a mis hijos: la invitación de un amigo, una salida especial, un regalo, una charla íntima... Y diría que es todavía más importante cuando se tienen hermanos y la atención de los padres es obligatoriamente repartida entre todos. Cada niño tiene que saberse especial ante sus padres, tiene que saber que sus padres confían en él, que saben valorar y premiar sus buenas conductas, que le quieren y están dispuestos a otorgarles ciertos privilegios o atenciones personales, o ceder ante algún deseo por verle feliz.

En las familias con varios hijos, muchas veces, es más difícil acceder a ciertas peticiones ya que por falta de tiempo o comodidad, preferimos dar un "no" a generar conflictos o celos entre hermanos. Así, no consentimos a que el mayor vea una determinada película o vaya a casa de un amigo porque el pequeño no nos exija los mismos privilegios. Tanto para unos como para otros, tienen que existir momentos especiales en el que puedan sentirse importantes, queridos y comprendidos. Un día especial dedicado a cada uno de ellos.

El día de los niños

Una amiga me comentó que una conocida suya instituyó con gran éxito en su familia "el día de todo se puede" como premio a una buena conducta, como manera extraordinaria de fomentar la autoestima, como muestra de confianza o como día de descanso para dejar de decir nuestro constante "no". Sus hijos están encantados con tal festividad: es un maravilloso día para ser ellos los que elijan su plato favorito para comer, para trasgredir la dieta ideal con unas cuantas chucherías, para ver la tele hasta tarde, para jugar sin ninguna otra preocupación...

Esta mamá considera (a mi parecer con bastante buen juicio) que tiene que haber momentos en los que hagamos un parón en nuestra labor educativa, que nos relajemos y que olvidemos lo más conveniente para los niños y hagamos alguna que otra trasgresión de las normas establecidas. Al menos, mientras dure el día de "todo se puede".

Patro Gabaldón. Redactora de Guiainfantil.com

Recortables para imprimir y jugar con los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud