Cómo gatean los bebés

  • compartidos

A partir de los seis meses de vida, los niños experimentan un gran avance en sus habilidades motoras. En un principio, se sientan con la espalda erguida, posteriormente alrededor de los ocho meses gatean y aproximadamente al año empiezan a caminar.

Aunque no debemos esperar en todos los niños el mismo patrón ni la misma edad es de gran importancia que puedan desarrollarse estas inquietudes motoras en nuestros hijos, la falta de estas habilidades puede ser reflejo de problemas neurológicos o psicológicos.

El momento del gateo del bebé

El gateo de los bebés

Lo que debemos tener en cuenta no es tanto en qué mes empiezan a querer desplazarse ni en cómo lo hacen, sino en que intenten desplazarse, el bebé debe aprender a controlar su entorno, a entrenar su coordinación, sus músculos, su esqueleto, su visión, a realizar movimientos alternos, a calcular distancias, a oxigenarse durante el ejercicio, etc. El gateo es un momento realmente importante para nuestros hijos, tanto físicamente como intelectualmente.

La manera más habitual de gatear es mediante un patrón cruzado, moviendo la rodilla derecha y brazo izquierdo y viceversa, y es la manera de desplazarse más adecuada para el bebé, ya que es una habilidad más completa que otros tipos de desplazamientos como dar saltitos con el culete, o gatear impulsándose sobre una pierna y sentándose sobre la otra. Si podemos, debemos fomentar el gateo cruzado, ya sea para delante o para atrás.

Es normal que muchos opten por otros desplazamientos más seguros como el "culeo", quizás como fase previa al verdadero gateo. En un principio, los bebés empiezan a rectar con la tripita en el suelo, luego empiezan a meter rodilla, aunque a veces, no consiguen más que un torpe balanceo, luego logran desplazarse pero no en la dirección que desean, pero casi siempre, los bebés acaban dominando la técnica, llegando a alcanzar unas velocidades de vértigo. Tanto es así, que cuando deciden erguirse para caminar muchas veces alternan sus inseguros primeros pasos con la seguridad y la habilidad que les proporciona el control de su paso gatuno.

Equipemos a nuestros hijos con la indumentaria necesaria para un aprendizaje correcto, pantalón cómodo y que cubra sus rodillas (muchos niños desisten de gatear porque les resulta desagradable en contacto con el suelo); asimismo debemos liberar espacios en casa para sus entrenamiento. Podemos estimularles mediante la imitación o la colocación de objetos atrayentes.

Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com

Shantala paso a paso. Masaje terapéutico para bebés y niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud