Mi hijo tiene piojos: ¿qué hago?

  • compartidos

Con la llegada de la primavera , tras las vacaciones de verano y la vuelta de la Semana Santa, comienzan los brotes más fuertes de piojos en los colegios, aunque prácticamente no nos abandonan durante el año y nuestro hijo en edad escolar puede infestarse en cualquier fecha porque los piojos cada vez resisten mejor a nuestros agresivos tratamientos.

¡Mamá me pica!, es una de las frases más temibles para los oídos de los papás que alguna vez hemos tenido que despiojar a nuestros pequeños. Es el síntoma más frecuente de la pediculosis, debido a que cuando el piojo pica, inyecta una toxina en la piel, antes de succionar la sangre. Cuando lo vivimos por primera vez casi nos resulta traumático, porque muchas veces no hemos sabido reconocer los primeros síntomas de infestación y para cuando actuamos, los piojos son un temible enemigo a combatir (sobre todo en una cabellera abundante).

Cómo prevenir y eliminar los piojos

NIño se rasca 

Los padres y los profesores debemos hablar del tema con toda naturalidad, porque, según los pediatras, los piojos no están relacionados necesariamente con una higiene deficitaria, aunque, sin duda, proliferan más en condiciones higiénicas malas o dónde conviven muchas personas. Debemos prevenir y avisar al profesor de los posibles casos que se dan en una determinada clase para que pueda comunicarlo al resto de los padres para una pronta detección y tratamiento, pero sin que cunda el pánico.

Recuerdo que en la clase de mi hija, una mamá (que estaba harta de que su hijo cogiera piojos), aconsejó que todos los alumnos emplearan un tratamiento antipiojos el mismo día, tuvieran o no piojos. ¡Esto es una barbaridad, supongo que no hablaba ella, sino su desesperación! La doctora Virginia Carranza, desde el instituto andaluz de pediatría, insiste en que sólo se deben tratar los individuos con infestación activa. Nunca debe emplearse como prevención, porque esto contribuye al aumento de resistencias a los tratamientos. A veces la ineficacia de estos productos en la eliminación de liendres, hace que un niño pueda recaer una y otra vez, llegando a tener que estar durante varias semanas eliminando manualmente los huevos o empleando tratamientos cada vez más agresivos o incluso antibióticos.

Es fundamental eliminar la totalidad de las liendres. Según los consejos de la doctora Carranza, el pediculicida se aplicará siempre sobre cabello seco acompañándose de la eliminación manual de los piojos y liendres. Las cremas y lociones serían más eficaces que los champús, que se diluyen con el agua. Tras dejar actuar el producto, debe lavarse el cabello con el champú habitual, peinarlo y dejar secar al aire. Si el tratamiento se ha realizado correctamente, a las 24 horas la persona deja de ser infectivo, aunque conviene repetir el tratamiento a los 7 días.

Para los menores de dos años, es preferible no emplear pediculicidas y realizar una eliminación manual de piojos. El problema de los piojos es siempre un frente activo, por el que se buscan soluciones efectivas y definitivas. 

Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud