Crear un nido acogedor para nuestro hijo

  • compartidos

Durante el embarazo, cada día puede sentirse una nueva sensación, una nueva ilusión, una nueva molestia..., pero no sé por qué casi todas solemos esperar la recta final del embarazo para prepararlo todo ¿será que no queremos pensar en el parto, será que creemos que estaremos toda la vida embarazadas, o será un instinto irresistible al que estamos llamadas?

A partir del séptimo mes nos aconsejan tener preparada la canastilla para el hospital con todo aquello para cubrir las primeras necesidades del bebé: pañales, ropita, productos de higiene. Si a estas alturas, todavía no hemos preparado el ajuardel bebé, no deberíamos demorar más el momento de empezar a prepararlo.

crear un nido acogedor para nuestro hijo

En los dos últimos meses, yo ya me he sentido con tal ganas de parir que siempre que el bolsito preparado siempre viajaba conmigo, por si el parto se presentaba por sorpresa. Muchas mujeres llegan al último mes deseando dar a luz, casi no pueden caminar, sus piernas parecen cachiporras, cuando llega la tarde ya no son personas, se derrumban entre los cojines de sofá, no ven el momento de que nazca su pequeño y pueda desaparecer ese tremendo bombo que le impide ver sus pies y moverse grácilmente. Pese que este es el sentir general, a las futuras mamás, en este preciso momento de su embarazo, es cuando les asalta unas enormes ganas de acondicionar la habitación para su bebé: pintar las paredes de colores, poner cenefas, cambiar cortinas, comprar mobiliario y adornos. No duda en trepar escaleras para lavar las cortinas, a caminar kilómetros en busca de aquello que necesita para preparar un perfecto nidito para su bebé.

Algunas consumen el último pistoletazo de energía con los preparativos ¡Pero chicas, tened cuidado! Papá puede ser un excelente colaborador, no os aventuréis a meteros en tareas faraónicas para acondicionar vosotras mismas la habitación del bebé. Inhalar pinturas o pegamentos, limpiar con productos químicos, subirse a sitios elevados, rediseñar la casa hasta caer rendidas no os convienen en absoluto, ya que vuestro equilibrio y vuestras fuerzas físicas están algo mermadas en estos últimos meses, así que dejaros ayudar y, si es posible, no esperéis al último mes para preparar un bonito y acogedor nidito para vuestro poyuelo. Patro Gabaldón. GuiaInfantil.com

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud