Juegos para que los niños controlen el pis

  • compartidos

Si tu hijo tiene cuatro o cinco añitos y todavía no controla el pis por la noche, quizás ha llegado el momento de empezar a jugar con la orina. ¡No!, no me explicado bien, ya sé que no es higiénico, me refiero a que hacer pis puede ser divertido, además de placentero. Aprender y ejercitar esfínteres mediante el juego es la mejor manera de que nuestro hijo tome conciencia del funcionamiento de esta necesidad vital.

Aprender a controlar la orina con juegos

Aprender a controlar la orina a través de juegos

A esta edad, todavía no es necesario que busquéis orientación médica, pero, aunque es pronto para preocuparse, sí podemos empezar a motivar y estimular a nuestro pequeño, mediante juegos que le llevarán a realizar ejercicios sencillos para ayudarle a controlar el pis y a liberarles de una posible ansiedad. Para el niño la vida es juego ¿por qué no aprovecharlo?

- Juego para aumentar la capacidad funcional de la vejiga: "A ver cuánto eres capaz de aguantar el pis". Proponemos a nuestro hijo que beba una cantidad de líquido mayor, puede ser de su zumo favorito y, cuando tenga ganas de ir al baño, debemos proponerles que se aguanten mientras contamos unos segundos o les distraemos un poco con nuestros comentarios o historias. Ir aumentando el tiempo de espera progresivamente y felicitarle por sus logros.

- Juego para fortalecer los músculos implicados en la micción: "Cortar el chorrito". Le proponemos cortar el chorro, en un principio al final de la micción e iremos adelantando el corte o haremos varios durante la micción. ¡Puede ser muy divertido!

- Juego para ser tomar conciencia y responsabilizarse de su higiene corporal: 'Cambiarse la ropa y meter las sábanas mojadas en la lavadora' A los niños les encanta hacer las cosas de los mayores, así mejoraremos además de su responsabilidad, su autonomía.

- Juego para acostumbrar al niño a levantarse de la cama: "Hacerse el dormido y, a oscuras, levantarse a vaciar la vejiga" Repitiendo este juego, seguramente lo integrará dentro de sus hábitos y acabará haciéndolo también por la noche. Una acción repetida muchas veces, forma parte del hábito.

Después de su realización, debemos felicitarles por sus logros y su disponibilidad, la clave del éxito de estos juegos es la diversión que nuestro pequeño obtenga con ellos y la motivación y autoestima procedentes de nuestras felicitaciones. Seguro que despertamos su interés, proporcionamos felicidad y le estimulamos para sentirse satisfechos de sus entrenamientos y por conseguir, más fácilmente, no hacerse pis por la noche. Por esta vez, pasaremos por alto que jueguen con el pis ¿no creéis?

Patro Gabaldón. GuiaInfantil.com

Juegos para niños con cajas de cartón recicladas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud