Ingredientes para conseguir un puré perfecto para tu bebé

  • compartidos

El éxito de un buen puré reside en una amorosa elaboración y en los buenos ingredientes adquiridos en una cuidadosa compra de productos. Es preferible comprar productos frescos, especialmente la carne, verduras y hortalizas. La carne ha de ser desgrasada y preferiblemente de las partes del animal más tiernas y jugosas (en tu carnicería podrán aconsejarte), las verduras frescas y evitar aquellas que tienen un aspecto demasiado bonito, suelen ser objeto de pesticidas e insecticidas excesivos.

Qué ingredientes no pueden falta en el puré del bebé

 Bebé come puré

Dependerá de la edad de nuestro bebé. Los que menciono a continuación son los básicos para el primer año de vida del bebé.

- Carne: Pollo, pavo, ternera o cordero (la carne de cerdo, aunque es más grasa, también podemos emplearla, pero con menos frecuencia). El empleo de las carnes de pollo y la ternera deben ser las más frecuentes. Las carnes rojas tienen más hierro, así que es preferible la ternera roja a la blanca, aunque esta última parezca más tierna.
- Pescado: comenzar con el blanco y, con menos frecuencia, ofrecer el azul que es más graso.
- Verduras y hortalizas: patata, zanahoria, judías verdes, calabaza, calabacín, puerro, acelgas.
- Aceite de oliva virgen extra.

Debemos incorporar ingredientes de manera progresiva, y observar posibles reacciones en nuestro bebé. Siempre se aconseja empezar por la carne de pollo (de fácil triturado), patata y zanahoria, luego ir incorporando verduras como la judía verde o la acelga. Para la iniciación, la zanahoria debería ser el elemento predominante, ya que debemos empezar con los alimentos más dulces por su parecido con el gusto de la leche.

La zanahoria y la patata son la base de casi todos los purés infantiles, les proporcionan un dulzor y una textura ideal. El sabor del pescado combina muy bien con el del puerro y las judías verdes, y como tiene menos consistencia podríamos añadir unos granitos de arroz o incluso combinar con una yema de huevo (a partir de los 11 meses). ¡Está muy rico!

Es preferible que el pescado empleado en los purés sea congelado previamente, ya que mantiene todas las propiedades nutritivas, y eliminamos el riesgo de mal estado o presencia de anisakis (parásito del pescado). Podéis añadir vuestros propios ingredientes, según gustos o lugar dónde os encontréis, pero se deben evitar hasta el año: coles, guisantes, espinacas o legumbres. Tampoco es adecuado el empleo de vísceras animales: hígado, sesos, riñones, etc.

Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud