Los viajes durante el embarazo

  • compartidos

Surge un viaje de vacaciones, una escapada o un viaje de trabajo, y te pilla de sorpresa en pleno embarazo. Qué hacer, ¿desistir del viaje? ¿Consultar al médico? ¿Lanzarse a la aventura? Todo dependerá de cuántos meses estás embarazada, si el viaje es corto o largo, y si viajarás en coche, en avión o en otro tipo de transporte.

Normalmente, según los médicos, el mejor periodo para viajar durante el embarazo es entre las semanas 18 y 24, es decir, a partir del cuarto y antes del séptimo mes de gestación. En los primeros meses, cuando el feto está en fase de formación, ellos advierten que, dependiendo del tipo de desplazamiento que haga su madre, puede sufrir el riesgo de infecciones y contagios. En los últimos meses del embarazo aumenta el riesgo de parto prematuro.

Cosas a considerar si viajas estando embarazada

Viajar durante el embarazo

El destino también debe ser considerado a la hora de decidir si debe hacer o no el viaje. No es aconsejable que la futura mamá viaje a lugares con malas condiciones higiénicas, o donde exista la presencia de enfermedades contagiosas que la obliguen a vacunarse antes. El estado de salud de la mujer embarazada es muy importante. No es recomendable que haga desplazamientos prolongados si su embarazo es múltiple, si sufre de diabetes, anemia o de hipertensión, si ya ha sufrido algún aborto o haya tenido algún parto prematuro anteriormente. La forma en que viaja la embarazada, sea en coche o en avión también es determinante.

En el avión, la mujer debe sentarse en los lugares que sufran menos movimiento como es la parte delantera o las que se sitúan sobre las alas, y preferiblemente en asientos de pasillo. También es necesario que coloquen el cinturón de seguridad por debajo de la tripa y durante el vuelo debe hacer breves paseos para evitar la hinchazón. Existen compañías aéreas que se niegan a llevar a embarazada con más de 36 semanas de gestación en vuelos cortos, y de 32 semanas en los largos (más de 6 horas).

Además, algunas exigen un certificado médico o una declaración de exención de responsabilidades a las mujeres embarazadas. Si vas en coche, conduciendo o no, busca que el viaje sea lo más cómodo posible, sin presiones sobre tu barriga. También es necesario parar el coche y moverse un poquito a cada dos horas, y alimentarse con una comida muy ligera, para evitar las nauseas y mareos. Por lo demás, reducir la velocidad. Los frenazos, así como los giros bruscos, pueden desestabilizar tu estado de salud y el de tu bebé.

Viajar con los niños. Fotos de París

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud