La risa: una cura para las tensiones familiares

  • compartidos

Dicen que la risa previne y cura los males. La risa al igual que la música parece el lenguaje del alma. El poder de la risa proporciona alivio, bienestar, relajación, y aporta muchos beneficios. Deberíamos potenciar en nuestros hijos la risa para regatear el estrés, las tareas y obligaciones, sin que ello suponga el abandono de comportamientos responsables.

La risa es una medicina para los niños

La risa es una medicina para los niños

Recuerdo algo de una película que vi: Pach Adam, era una historia basada en hechos reales que narraba la historia de un joven médico que harto de ver el trato deshumanizado de los pacientes en los hospitales, desarrolla su propio método de curación a base de escuchar, hablar y hacer reír a sus pacientes, proporcionando, además de un tratamiento médico, un apoyo espiritual. En la realidad, este doctor fue uno de los pioneros en la utilización de la risoterapia, tan de moda actualmente, obteniendo sorprendentes resultados.

La verdad es que con los niños esta tarea no resulta muy complicada porque ellos siempre están dispuestos a pasar un buen rato riéndose a carcajada limpia. Mi hija, a veces se ríe tanto, que se hace pipí encima. Deberíamos aprender de nuestros hijos la naturalidad, la sinceridad y la alegría con la que se sonríen y carcajean dejando que liberen sus tensiones y sus miedos a través de un rato de risa, juego o cosquillas.

Nosotros también deberíamos aprender y enseñar a nuestros niños a trivializar situaciones de ansiedad o conflicto y a reírnos de nosotros mismos, algo que es igualmente beneficioso para la familia. Muchas organizaciones trabajan a favor de proporcionar una sonrisa a la infancia, aún en situaciones muy difíciles como la guerra y la enfermedad, y los niños, aunque pueda sorprendernos a los adultos, siempre están dispuestos a esbozar una sonrisa y a reir.

Cuando alguno de mis hijos está muy triste por algún incidente con sus hermanos o porque se encuentra mal, mi marido siempre intenta hacerles reír, y siempre, siempre, lo consigue. A ellos, aunque acaban sonriendo, siempre les da cierta rabia su debilidad por no poder aguantarse la risa y no poder ser por más tiempo objeto de nuestra compasión. En todas las casas tenemos nuestros altibajos, pero no debemos olvidar ese punto de humor que nos haga trivializar las dificultades y superar nuestra tristeza. El sentido del humor es una de las bases fundamentales para conseguir la felicidad.

Patro Gabaldón

Recetas dulces con formas de corazón para niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud